Cursillos pone el broche a un intenso curso


Durante la parte final de este mes de junio se ha celebrado una fiesta y se han clausurado las actividades, en torno a la Eucaristía

Cursillos
Eucaristía del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Córdoba./Foto: LVC

El Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Córdoba (MCC) ha clausurado el curso 2016-2017. Un intenso año que ha contado con varios actos, antes de las vacaciones. De tal manera que ha tenido lugar la fiesta fin de curso. La misma ha contado con una serie de actuaciones que, como se señala desde la propia realidad eclesial, han sido “preparadas con todo el cariño por miembros del Movimiento”. La música de las décadas de los 60, 70, 80, 90 y 2000 han divertido a las numerosísimas personas que han abarrotado el salón de actos de la casa de San Pablo. Una vez acabadas las actuaciones, los cursillistas celebraron una convivencia, cuyo denominador común fue el de un ambiente de fiesta, amistad y cariño.
Otro de los actos relevantes que han llevado a cabo durante estos días ha sido su última escuela. Reunidos alrededor del altar para celebrar la Eucaristía, ésta ha servido para “dar gracias a Dios por lo vivido durante este curso”. Y es que “como nos ha indicado nuestra presidenta Yolanda Muñoz Ocaña, hemos vivido en este tiempo formación y oración -personal y comunitaria-, y hemos compartido nuestra vida con sus momentos buenos y menos buenos, pero siempre sabiéndonos acompañados por el Señor”.

Más de 400 personas han pasado por la casa de Cursillos este curso y han tenido la posibilidad de tener un encuentro íntimo con Jesucristo en la capilla, denominada por el obispo como “Santuario del encuentro”. Por ello, desde MCC se ha subrayado que “hemos sido testigos de cómo el Señor Resucitado restaura a personas desechas y lo hace serenamente. Y hemos visto como las personas que acogen el amor de Dios en su vida cambian la percepción de su realidad y dan un nuevo sentido a ésta”.
Finalmente, desde Cursillos se ha querido transmitir un mensaje de gratitud por lo vivido durante estos meses. La misma, en virtud del “regalo que nos hizo el Señor, confiándonos el carisma y por la oportunidad que hemos tenido de reavivarlo”. Un hecho que implica “una maravillosa riqueza de Gracia para la vitalidad apostólica y para la santidad de todo el Cuerpo de Cristo”. En consecuencia, desde MCC se indica que ella “nos lleva a una mentalidad que nos sirve para leer la realidad del mundo desde la perspectiva de la Fe, dar respuesta y fermentar los ambientes que nos rodean”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here