Bellido sobre la comisión de la Mezquita: "De algo hay que hablar cuando no se tiene nada que hacer"


El Foro, organizado por el Partido Popular, Mezquita-Catedral: historia, leyenda y actualidad, ha sido el escenario donde el edil del PP se ha reiterado en su posición

Bellido
José María Bellido, junto a Rafael Díaz Vieito./Foto: Curro Paniagua

El portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Córdoba, José María Bellido, se ha mostrado muy crítico con la comisión asesora sobre la Mezquita-Catedral, que preside Federico Mayor Zaragoza. El Foro, organizado por el Partido Popular, Mezquita-Catedral: historia, leyenda y actualidad, ha sido el escenario donde el edil del PP se ha reiterado en su posición, acerca de un organismo que nace compuesto por “gente del partido socialista”.
Bellido ha puesto el acento en la vinculación de Alejandro García Sanjuán, Juan Bautista Carpio Dueñas y Carmen Calvo Poyato con la formación política que, en la actualidad, dirige Pedro Sánchez. Asimismo, ha puesto de relieve el papel del propio Mayor Zaragoza en la Alianza de Civilizaciones, que pusiera en marcha el presidente del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero.
Un de los aspectos sobre los que el concejal ha mostrado mayor insistencia ha sido en la necesidad, que “tenemos que defender (por el PP) lo que es justo y la verdad”. Ello por encima de cálculos electorales reduccionistas, y ha defendido la altura de miras, en pos del interés general, que caracteriza a su formación política. Por ello, Bellido ha subrayado que “debemos dar argumentos científicos y jurídicos, como estamos haciendo hoy”. Afirmación que le ha llevado a valorar que “no debemos sentir vergüenza por defender la verdad”.
Finalmente, el edil popular ha advertido de la “podemización” del partido socialista, que se refleja en el argumentario de la reclamación de la titularidad de la Mezquita-Catedral de Córdoba. Un debate “partidista”, en el que considera que se han dicho y escrito “muchas tonterías” y sobre el que se ha mostrado tajante al afirmar que se ha llevado a cabo porque “de algo hay que hablar cuando no se tiene nada que hacer”.