Casi cuatro décadas de uno de los capataces más prestigiosos de Córdoba


Javier Romero se ha convertido en una de las leyendas del "mundo del martillo", habiendo sido el responsable de prácticamente una veintena de pasos

capataces
Javier Romero, frente al paso de la Sentencia en 1980./Foto: Archivo de Javier Romero

Fuensanta, Penas de Santiago, Vera Cruz, Sepulcro, Angustias, Merced y Sentencia son algunas de las imágenes que han estado bajo la responsabilidad de uno de los capataces más afamados de Córdoba, Francisco Javier Romero Castaño. Éste debutó como máximo responsable de un paso el 9 de abril de 1979, al frente de la cuadrilla del Señor de la Sentencia (época en que era segundo de otro reconocido capataz, Lorenzo de Juan, en las vírgenes de las Lágrimas y del Socorro). Aquel año y a causa de las inclemencias meteorológicas, la estación de penitencia de Romero fue breve y tuvo que refugiar a la imagen de Juan Martínez Cerrillo en San Hipólito.
En la fotografía que se muestra aparece el veterano capataz un año más tarde. Aquellos años fueron el preludio de una etapa que convirtió a Romero en uno de los grandes referentes del “martillo”. De hecho, su labor le llevó a dirigir a los costaleros de casi dos decenas de imágenes. Una de las últimas ocasiones en que el capataz se dejaba ver tuvo lugar la pasada Cuaresma en Puente Genil. Allí asistió al último ensayo de Afligidos, antes de su brillante salida del Martes Santo. Se da la circunstancia de que, en el equipo de Auxiliares de David S. Pinto Sáez, se halla Salvador Giménez, quien fuera segundo de Romero. Giménez cataloga a este último como “uno de mis maestros”. Y confesaba que, tanto el equipo de capataces como la cuadrilla -y el propio Romero-, disfrutaron bastante de aquella jornada.
dos
David S. Pinto Sáez y Javier Romero./Foto: David Pinto

Cabe recordar que Romero ha recibido el reconocimiento a su intensa labor, durante los dos últimos años. Así, la archicofradía de la Vera Cruz lo invitaba en 2015 a participar, junto al actual equipo de capataces de la hermandad, en la estación de penitencia del Lunes Santo, cuando se cumplía un cuarto de siglo de la primera que realizara de la corporación en la Catedral. De igual modo, en 2016 era las Angustias la que reconocía a Romero con un acto de similares características.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here