"La caridad cristiana no es cumplir un programa para que la gente nos vote"


El obispo preside la solemnidad del Corpus Christi, donde pone de relieve los distintos aspectos que brotan del sacramento de la eucaristía

caridad
El obispo durante la solemnidad del Corpus en la Catedral./Foto: LVC

La solemnidad del Corpus Christi, que culmina con la procesión de la imponente Custodia de Arfe por la Catedral y su barrio, ha tenido su prólogo con la celebración de la misa en el templo mayor de la diócesis. Con una nutrida representación de autoridades, la celebración litúrgica ha estado presidida por el obispo y concelebrada por el Cabildo Catedralicio y el clero diocesano. En su intervención, el prelado ha comenzado saludando “con afecto y alegría” a los presentes. “Hemos nacido en una y para la eucaristía y todo lo que la rodea”, ha afirmado al presbiterio presente. Y ha desgranado los distintos aspectos que brotan del sacramento de la eucaristía, entre ellos, el verdadero significado de la caridad cristiana.
“El sacramento de la eucaristía es el que resume y concentra toda la vida de la Iglesia, el Evangelio y el misterio de la Redención”, ha comenzado el obispo. Así, ha recordado que “está Jesucristo vivo; esté Él en persona. De tal forma que somos contemporáneos de Cristo”. Por ello, ha recordado que su presencia cumple su promesa en la que Jesús acompaña a los hombres hasta el final de los días. En consecuencia, como ha señalado el prelado “Jesús pide nuestra presencia”. Y ha animado a pasar “ratos largos” con Él, a través de la adoración. Y ha recordado a los seglares que realizan la adoración perpetua en la capilla de la Consolación. “La procesión de hoy consiste en acompañar a Jesús en todas las esferas de la vida”.
Asistentes a la solemnidad del Corpus en la Catedral./Foto: LVC

Otro de los aspectos que ha resaltado Demetrio Fernández ha consistido en ser conscientes de la necesidad de la actitud de entrega. Mientras que ha proseguido subrayando la importancia de la vida eterna, que “sólo la puede dar Jesucristo”, no los poderes terrenos. Y ha caído en la cuenta de que, “a veces, acudimos a este sacramento por costumbre”, y hay que tener muy presente que es “alimento para el camino que nos lleva a Cristo”.
Finalmente, el obispo ha recordado que estamos en el Día de la Caridad. Sobre este aspecto ha insistido en que “la caridad cristiana no es una farsa, no es un aparentar, no es cumplir un programa para que la gente nos vote”. En cambio, “brota de dentro y se expande en la atención a los pobres”. Emana de la eucaristía ha recordado Demetrio Fernández, para explicar que, de lo contrario sería “filantropía y no será mala”, pero sólo la que nace del sacramento es la que alcanza la vida eterna.
Asistentes a la solemnidad del Corpus en la Catedral./Foto: LVC

El prelado ha puesto de relieve la labor de Cáritas. “Su objetivo es hacer presente el amor de Cristo”, ha afirmado. Y ha destacado el gran servicio que presta a la sociedad, desde el carácter cristiano. “Son muchos los pobres en nuestra tierra y Cáritas está ahí, cercana, atendiendo hasta donde puede”. Y ha concluido animando a celebrar “con gozo” la presencia de Cristo y que su amor llegue “a todos los que nos rodean”. “La prueba de nuestra autenticidad cristiana está en nuestro amor al prójimo”. Y ha recor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here