Manuel González Muñana: "El gran fruto del ecumenismo es que ya nos consideramos hermanos"


El profesor de Eclesiología y Ecumenismo realiza, en la siguiente entrevista, balance del movimiento ecuménico, su futuro y la labor realizada en Córdoba

ecumenismo
Manuel González Muñana./Foto: LVC

El profesor de Eclesiología y Ecumenismo y párroco de la Inmaculada Concepción y San Alberto Magno, Manuel González Muñana, ha publicado recientemente su nueva obra centrada en Lutero y el Luteranismo. La misma se presenta este martes 13 de junio, a las 19:30 horas, en el Centro Ecuménico Testamentum Domini, situado junto a la Parroquia. Tras 53 años como profesor en la materia su visión sobre la situación actual del movimiento ecuménico es amplia, reposada y certera. En la siguiente entrevista realiza un balance del mismo, su futuro y la labor realizada en Córdoba.
-¿En qué punto se halla, actualmente, el ecumenismo?
-Está en un buen momento, aunque hay muchos que hablan de que nos encontramos en un invierno ecuménico. Eso no es cierto. El cardenal Walter Kasper señala que esta posible crisis es fruto del éxito del ecumenismo, desde el Concilio Vaticano II hasta nuestros días.
-Asistía a la presentación del I Congreso de Cultura Mozárabe, donde estarán presentes miembros de varios patriarcados ortodoxos ¿Es esta la prueba de que no atravesamos ese invierno?
-Sin duda. Además, ya hay un fruto del ecumenismo que ya es irreversible y que es muy importante. Lo decía el Papa San Juan Pablo II, el gran fruto del movimiento ecuménico hasta ahora es que ya nos consideramos hermanos y amigos. Disfrutamos viéndonos y encontrándonos, cuando hace 60 ó 70 años, nos considerábamos enemigos.
-¿Cuáles son las diferencias entre ecumenismo y diálogo interreligioso?
-Se confunde con frecuencia. Ecumenismo es las relaciones y diálogo entre cristianos. Este es el movimiento ecuménico: buscar la plena unidad visible de las iglesias cristianas. Mientras que el diálogo interreligioso es la relación iglesias-religiones no cristianas.
-¿Qué futuro le augura al movimiento ecuménico, a medio o a largo plazo?
-A largo plazo, porque el movimiento ecuménico, que aspira a la plena unidad visible de la Iglesia, es un don de Dios. Por tanto, lo tiene que conceder cuando Él quiera y por los medios que tenga establecidos. A vista humana, a muy largo plazo porque son muchas las diferencias entre las iglesias. Pero tenemos un medio, que es el más importante, la oración de todos los cristianos siendo fieles a la voluntad de Cristo en la última Cena. “Padre, que todos sean uno, como tú y yo somos uno, para que el mundo crea”. Estas palabras de Jesucristo están por medio y tienen que realizarse, más pronto o más tarde.
ecumenismo
Manuel González Muñana./Foto: LVC

-¿De qué iglesia se halla más cercana la católica?
-Doctrinalmente, con las iglesias ortodoxas. Hay un patrimonio común muy amplio. Menos, con las de la Reforma (calvinistas y luteranos), aunque ha habido ya progresos muy interesantes. Sobre todo, en la cuestión que era el buque insignia de Lutero, la justificación por la fe. Ahí ha habido un principio de acuerdo. Después están las iglesias libres, las congregacionalistas, que están mucho más lejos.
-En Córdoba se han organizado diversos actos, durante estas últimas décadas ¿Cómo valora esa labor?
-No soy el más indicado para decirlo, pero en Córdoba el ecumenismo desde el mismo Concilio Vaticano II. Tal vez, fue el primer seminario en el que se impartió la materia, que se viene realizando desde el año 1965, todavía no había terminado el Concilio. Después hemos tenido el nacimiento del Centro ecuménico y acontecimientos muy importantes como el encuentro, en 2009, del grupo mixto de trabajo Iglesia Católica-Consejo Mundial de Iglesias.
-¿Podemos decir que Córdoba es una de las diócesis donde más se trabaja en este sentido?
-Podemos decir que, en Córdoba, se ha trabajado y se sigue trabajando intensamente en este campo.
-Es profesor de esta materia ¿Qué nivel de satisfacción siente con el trabajo realizado?
-Me siento bien, realizado como profesor de Eclesiología y de Ecumenismo porque este tipo de formación es necesaria para todos los cristianos. Pero es imprescindible para aquellos que aspiran a ser sacerdotes.
-‘Lutero y el luteranismo en perspectiva ecuménica, en el 500 aniversario de la Reforma luterana’ ¿Cómo es su nuevo libro?
-Trata de una visión personal de Lutero, sobre cuáles fueron las causas de la ruptura, de la Reforma, y de los avances que se han producido, desde el nacimiento del movimiento ecuménico entre la Iglesia Católica y los luteranos. El libro termina con el encuentro del Papa el año pasado, en Suecia, con la Federación Luterana Mundial, para conmemorar los 500 años de la reforma luterana.
-¿La Iglesia Católica está dando más pasos que las otras?
-La Iglesia Católica tardó en incorporarse al movimiento ecuménico, pero una vez incorporada está en primera línea y va avanzando muchísimo en ese terreno.

1 Comentario

  1. Lo que hace Córdoba, el grupo ecumenista y Muñana es un ejemplo para todos nosotros profesores de ecumenismo o a pie de calle. Felicidades por el último libro suyol.

Comments are closed.