Un jueves para preparar el Corpus


Las hermandades de la Merced y del remedio de Ánimas llevarán a cabo actos de culto y ensayo de costaleros, respectivamente

puerta jueves
Coronación de Espinas./Foto: Jesús Caparrós

A una semana de que den comienzo los cultos del Corpus Christi en la Catedral, dos hermandades, las de la Merced y el Remedio de Ánimas, afrontan un jueves muy especial. Y es que en el caso de ambas corporaciones la festividad en honor a Jesús Sacramentado estará muy presente. Así, la corporación de San Antonio de Padua llevará a cabo la celebración de la segunda jornada de su triduo eucarístico; mientras que la cofradía de San Lorenzo llevará a cabo el ensayo de la cuadrilla que portará a la Custodia en su octava del Corpus.
A las 20:30 horas comenzarán los cultos de la hermandad del Zumbacón. Los mismos se iniciarán con la exposición del Santísimo Sacramento, para proceder a la posterior bendición y reserva de Su Divina Majestad. Finalmente, se celebrará la misa, cuya sagrada cátedra ocupará el director del Secretariado diocesano de Pastoral Penitenciaria, párroco in solidum de San Ignacio de Loyola y capellán del Centro Penitenciario de Córdoba, José Antonio Rojas Moriana. Cabe recordar que el tercer día de triduo tendrá lugar el jueves 15 de junio; mientras que, tres días más tarde, la sacramental acompañará corporativamente a Jesús Sacramentado en la procesión que tendrá lugar por los alrededores e interior de la Catedral.
Ánimas
Paso de la Custodia./Foto: Hermandad de Ánimas

Por su parte, la cuadrilla de costaleros del paso de la Custodia de la hermandad del Remedio de Ánimas tendrán este jueves, a partir de las 21:00 horas, el último ensayo antes de la salida del próximo 15 de junio. En esa fecha comenzará el triduo al Santísimo de la corporación de San Lorenzo, que predicará el párroco del templo fernandino, Rafael Rabasco. El mismo, que comenzará a las 21:00 horas los días 16 y 17, se adelantará a las 20:00 horas la primera jornada de cultos, a consecuencia de la salida procesional por las calles de la feligresía, que se llevará a cabo al término de la celebración litúrgica.