Dos nuevos sacerdotes para la diócesis


La festividad de San Juan Bautista será muy especial, ya que el obispo ordenará a dos nuevos presbíteros en la Catedral

sacerdotes
El obispo junto a los que serán ordenados como nuevos sacerdotes./Foto: DMCS

La festividad de San Juan Bautista será muy especial en la diócesis de Córdoba. Y es que el 24 de junio, el obispo ordenará a dos nuevos sacerdotes. Se trata de los seminaristas David Reyes Guerrero del Seminario Conciliar “San Pelagio” y Carlos de la Fuente Cortina del Seminario Misionero Redemptoris Mater San Juan de Ávila. Ambos fueron ordenados diáconos el pasado 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada. Así pasados seis meses, los todavía seminaristas alcanzarán el presbiterado. Ello en una ceremonia que tendrá lugar en la Catedral. La misma se iniciará a las 11:00 horas.
Una vez sean ordenados, los nuevos sacerdotes iniciarán su ministerio con la celebración de su primera misa. De tal modo que Carlos de la Fuente la oficiará el 25 de junio, a las 12:00 horas, en la parroquia de la Sagrada Familia; mientras que David Reyes hará lo propio el 30 de junio, a las 20:30 horas, en la parroquia de San José de Jauja.
Cabe recordar que Demetrio Fernández presidía, en fechas recientes, el Rito de Admisión de los Ministerios de Lector y Acólito para un total de 22 seminaristas, en la Catedral de Córdoba. En una ceremonia en la que el prelado tuvo palabras de aliento para los futuros sacerdotes. Así, el prelado puso de relieve ha sido el importante papel de “vuestras familias que os han transmitido la fe y vosotros así lo reconocéis y le dais importancia”. Para pasar a recordarles la dimensión misionera del camino que han emprendido. Por ello, recordaba que, “cuando Pablo es llamado Jesucristo, éste le encomienda una tarea. Dios no llama por lujo, sino para una misión. Ni siquiera vosotros sabéis a dónde os conducirán vuestros pasos porque solo Dios lo sabe”.
En la parte final de su intervención, el obispo desgranaba el significado que contienen los ministerios de Lector y Acólito. Así, sobre el primero destacaba que la Palabra será su alimento y animaba a los jóvenes que iban a ser instituidos a seguir el ejemplo de María. Mientras que, acto seguido, Demetrio Fernández recordaba como “el otro día les decía a los monaguillos que lo que hacen significa estar cerca de Jesús y ese es el mismo sentido que posee para los acólitos, ya que sois llamados para estar cerca de Jesús y ser repartidores de la eucaristía, llevando la comunión a los enfermos y atendiendo a los pobres. Descubrid en ellos la imagen viva de Jesucristo”. La emocionante intervención del prelado concluía lanzando una petición y realizando una promesa: “Dejad que nos sorprendamos esta tarde, en este marco incomparable. Dios os ha enamorado de él y le habéis dicho: sí. Que es ‘sí’ sea sostenido y para siempre. Y sois fieles a este sí, seréis felices en este mundo y para siempre”.