Córdoba llega a las puertas del cielo


Llegó el día. La hermandad de Córdoba ya está en la aldea del Rocío, después de un duro y bello camino de nueve días de duración

Última jornada de camino de la hermandad de Córdoba. Rocío
Última jornada de camino de la hermandad de Córdoba. /Foto: LVC

La hermandad de Córdoba ya está en la aldea del Rocío. Ya se han cumplido los sueños de aquellos que salieron con una vara de peregrino a las arenas, de aquellos que prometieron andar junto a la carreta del simpecado y de los que han dormido a la luz de una candela y al cobijo de las estrellas. El puente del Ajolí ha sido el encargado de dar la bienvenida a los peregrinos que venían cansados de atravesar una dura Raya, de altos arenales.
Junto a la hermandad de Jamilena, Montoro y Moratalaz, Córdoba se aproximaba lenta pero fervorosamente hasta su destino. Los minutos corrían y los romeros ya sabían que el camino acababa y que el sueño de todo un año llegaría a su fin. Sin embargo, otro nuevo sueño comenzaba: el del Rocío. Cientos de cordobeses esperaban en la calle Ajolí a los peregrinos paisanos: la casa de las Campanitas, o la hermandad del Perdón, entre otros.
Poco a poco las campanas de la espadaña de la casa hermandad de Córdoba daban la bienvenida al simpecado blanco y oro. Por fin el rociero llego a su casa. Ahora espera un fin de semana cargado de actos, emociones y Fe, sí, con mayúsculas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here