Almonte culmina su novena, a la espera de las hermandades filiales


Almonte
Celebración del rosario por las calles de Almonte./Foto: Jesús Caparrós

La Romería de la Virgen del Rocío de 2017 va cobrando forma, a través del inicio del Camino de numerosas hermandades filiales. Entre las mismas, las de la capital y la provincia de Córdoba ya marchan en pos de la Blanca Paloma. Mientras que la matriz de Almonte ponía, en la noche de este domingo, el broche a los actos que darán paso a la peregrinación a la aldea del Rocío. Antes bien, la corporación almonteña ha celebrado la novena, que culminaba con la función principal y el rezo del santo rosario con el Simpecado por las calles de la localidad onubense.
El acto estuvo marcado por la emoción que invade los días grandes que vivirán los rocieros de Almonte esta semana. Y que comenzarán con la entrada en la aldea, durante la noche de este próximo miércoles. Se trata de un momento sumamente especial, ya que tradicionalmente es la primera en llegar a la aldea y la última en marcharse. Comenzará así la parte final de un camino que es todo un canto a la naturaleza, a la amistad entre los hombres y mujeres, a los eternos valores de la fraternidad, la sana alegría, la plegaria y la espera por pisar las benditas arenas del Rocío y postrarse a los pies de la Virgen.


Entre tanto las filiales continúan con su peregrinar, en busca de las marismas. Cuando muchas de ellas crucen el vado del Quema en la jornada del martes 30 de mayo, las de Lucena, Cabra o Córdoba habrán dejado ya, tras de sí, instantes de especial brillantez. De estos cabe destacar la presentación de los rocieros lucentinos ante la Virgen de Araceli, antes de partir hacia las marismas; la emocionante salida de los romeros egabrenses; o la parada en La Luisiana de la hermandad cordobesa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here