Continúan los crímenes en Bangassou


Juan José Aguirre relata cómo los rebeldes disparan a bocajarro a una madre y sus cinco hijos, que intentaban cruzar el río

Bangassou
Refugiados./Foto: Fundación Bangassou
Los reportes que el obispo cordobés de Bangassou envía, sobre la situación que se está viviendo en esa zona de la República Centroafricana, son estremecedores. De hecho, en su última comunicación el prelado relata cómo los rebeldes antibalakas han raptado y disparado a bocajarro a una madre y sus cinco hijos.
En su narración, el obispo de Bangassou explica que “esta mañana me despertaron mis tres curas y tres monjas que enviamos al otro lado del río, al Congo, para decir la misa allí” y estos le contaron como un musulmán llevó a su mujer y sus cinco hijos, con edades comprendidas entre los tres y doce años, y les pidió que los siguiera y atravesará el río con ellos. Pero a la orilla de éste “losesperaba el diablo en busca de musulmanes. Diez antibalakas drogados retuvieron la madre y los hijos, armados con fusiles y amenazando a todo el mundo; se llevaron a los niños y a la madre y les dispararon a bocajarro”, relata estremecido el obispo. El mismo señala que “volvieron a llamarme y me fui corriendo hacia el río pero ya habían terminado su crimen”. Aguirre cuenta que les reprochó su crimen “pero me despreciaron”. Asimismo, la terrible narración prosigue indicando que, a media mañana la madre despertó, mientras que la bala le había atravesado el pulmón y sangrando pudo llegar hasta alguien que la acompañó a la misión y de allí al hospital.
Por su parte, el obispo de Bangassou subraya que “los jefes rebeldes están muy enfadados, al comprobar que una parte de la tropa no les obedece y han perdido el control de su gente”. A ello ay que sumar que los cascos azules marroquíes “siguen a la defensiva. Al menos han ido a recoger los cuerpos, porque llevaban ocho días sin querer ir a por nadie”. El misionero cordobés indica que la tarde ha sido más tranquila, “pero de luto porque la matanza de los inocentes se dado hoy en Bangassou. Han muerto justos por pecadores. Otra vez se repite la historia”. 
Finalmente, Aguirre se pregunta “¿Cómo están los ánimos de los musulmanes? Me responden que estas matanzas son sabidas por Dios que es el dueño de la vida y de la muerte”. De tal manera que pone especial énfasis en la situación del padre esperando allende el río, que califica de “desesperante”. Y no puede olvidar el obispo e Bangassou que va a ser un drama cuando la madre despierte. Para concluir explicando que se trata de un volumen de sufrimiento “que sólo se entiende mirando a otra víctima inocente en el Calvario, aunque el todo rodeado de un gran misterio”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here