Pasa la Virgen, pasa María Auxiliadora


Virgen
María Auxiliadora./Foto: Jesús Caparrós

De San Francisco de Sales a Don Bosco; de Santo Domingo Savio a María Auxiliadora; los Salesianos y Córdoba viven un idilio que se prolonga desde hace más de un siglo. Y la prueba se mostraba en los diferentes patios del colegio, a lo largo de la jornada más especial para la familia, que tuvo su germen en Turín a principios del siglo XIX. Y que, sin embargo, cada vez está más vigente. Como buenos cristianos y honrados ciudadanos, los alumnos se dispusieron -a mitad de la tarde de este miércoles-, en el antiguo “campo verde” para atender al obispo, quien en nombre de todos, los que fueron y los que son, recibía a la Virgen que es auxilio de los cristianos.
Virgen
Don Bosco./Foto: Jesús Caparrós

Rendidos a sus plantas, el himno de María Auxiliadora que compusiera Salvador Rosés en Utrera retumbaba en cada estancia del colegio. Entre tanto, la talla de Don Bosco -San Juan para los altares- cruzaba por primera vez la portería, para saludar a la calle que lleva el nombre de su discípulo predilecto, Santo Domingo Savio. La agrupación musical de la Sagrada Cena dejaba muestra de su tesón, de su crecimiento progresivo. Numerosos devotos aguardaban a las imágenes. Y el barrio de San Lorenzo disfrutaba de ellas, como si no fuera Feria en El Arenal.
Virgen
María Auxiliadora./Foto: Jesús Caparrós

La Virgen, María Auxiliadora, abrazó a su pueblo desde el primer instante. La vecina más ilustre del barrio llegó a la calle que lleva su nombre. Y allí, frente a la cancela de su santuario, la banda Municipal de Mairena del Alcor entonó Pasa la Macarena. Los sones clásicos se elevaban hacia la gran devoción que Don Bosco dejó en un testamento devocional, tan fuerte, que ha sobrevivido y se ha intensificado a través de decenas de generaciones, que reconocen en Ella, el auxilium cristianorum, que puede leerse en la leyenda de un retablo, que guarda las miradas, el escalofrío de tantas generaciones de alumnos, que se reconocen en cualquier parte del mundo con apenas cuatro palabras. Y es que cada 24, de cada mes del año, todo salesiano tiene un recuerdo para un día como hoy.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here