Andrés Lorite: "Los niños soñaban con ser capataces, yo quería ser pregonero"


La hermandad de la Merced nombra al político y cofrade de la corporación de San Antonio de Padua, pregonero de la Merced para la edición de 2017

nos Lorite
Andrés Lorite durante el transcurso del programa./Foto: LVC

El próximo mes de septiembre el portavoz del Grupo Popular en la Diputación Provincial de Córdoba, Andrés Lorite, realizará el pregón a Santa María de la Merced. El político cordobés, que ha sido el escogido por la junta de gobierno que preside Antonio Ruf para exaltar a la hermosa titular mariana, guarda una estrecha vinculación con la misma. De hecho, Lorite es hermano de la corporación y, como él mismo reconoce, “cofrade desde que nací”. Una condición que comparte con la cofradía de la Esperanza.
En declaraciones concedidas a La Voz de Córdoba, el recién nombrado pregonero reconoce que, “cuando me llamó Antonio (Ruf) y me dio la noticia, me quedé un tanto sorprendido. Y no pude hacer otra cosa que aceptar”. Por ello, Lorite confiesa que el hecho de que su hermandad haya pensado en él lo ha emocionado e ilusionado a partes iguales. Y, en este sentido, revela que “hay muchos cofrades que, de niños o jóvenes, que su máxima ilusión como cofrade es ser capataz, pues yo desde siempre quise ser pregonero. Nunca me motivó lo demás”. Y explica que es la mejor forma de expresar los sentimientos que cada persona tiene hacia las imágenes y la religiosidad que éstas implican.
“Será un momento en el que espero rezar a mis titulares, pero en voz alta”, revela sobre sus primeras sensaciones al conocer la noticia. A ello hay que sumar que Lorite pone de relieve que en el pregón quiere “estar un rato con mis titulares y contarles lo que opino sobre la vida o la sociedad, pero con un gran componente de oración”. Y subraya sobre la Virgen de la Merced un hecho muy relevante, como lo es su vinculación con los presidiarios. “Todos tenemos presidios, en muchas ocasiones banalidades, miserias mundanas de las que la advocación de la Merced es la liberadora de ellos”. En este sentido destaca que su trabajo, desde el año 2003, se desarrolla en el Palacio de la Merced “y otra talla de la Virgen preside la iglesia que lleva su nombre. Por eso, entiendo que mi trabajo se desarrolla bajo su amparo”.
Finalmente, Lorite ha recordado la experiencia que vivió como exaltador de San Álvaro, en 2015. De la misma relata que le produjo una gran satisfacción, pero también muchos nervios. En este sentido, el cofrade relata que, aunque por su condición de político está acostumbrado a hablar ante muchas personas, “un pregón es distinto por las connotaciones espirituales que contiene”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here