"He visto a personas ponerse delante de la Virgen y romper a llorar"


El hermano mayor de la Paz, Enrique Aguilar, explica que los momentos más emocionantes de lo que llevan recorrido hacia la coronación han sido las muestras de cariño

Virgen
El obispo ante la Virgen de la Paz y Esperanza en su besamanos./Foto: Jesús Caparrós

La hermandad de la Paz ha vivido, durante los últimos días, momentos especialmente intensos en el recorrido establecido para la coronación pontificia de su titular mariana. La adhesión, en una fecha muy simbólica, de la archicofradía de Nuestra Señora del Carmen Coronada, así como la participación junto al obispo en la misa en el templo mayor de la diócesis han marcado una agenda que prosigue su itinerario. El próximo mes de septiembre se cumplirá un año, desde que el cabildo de hermanos diera luz verde al inicio de este ilusionante proceso para la cofradía. Y, como señala su máximo responsable Enrique Aguilar, los instantes más valiosos del mismo los ha dejado la gente. Por ello, explica que ha “visto a personas ponerse delante de la Virgen y romper a llorar”. Una emoción que, “por sí sola justifica” haber iniciado este proceso.
Aguilar pone de relieve “la ilusión que la coronación ha generado entre los hermanos de la cofradía”. Pero subraya que, también, la han mostrado “otras hermandades” y “Córdoba entera por poder ver a la Paloma de Capuchinos coronada”. En consecuencia, el máximo responsable de la corporación del Miércoles Santo reconoce que su mayor satisfacción durante este tiempo ha sido, sencillamente, “ver a tanta gente ilusionada”. Mientras que, entre las numerosas muestras de afecto, hace mención especial a las del obispo que, en cada momento, se ha mostrado muy cercano y cariñoso con la cofradía.
La última muestra de la implicación del prelado se materializaba el pasado domingo 14 de mayo en la Catedral. Así, Demetrio Fernández expresaba en su homilía que “estamos honrando hoy a María Santísima de la Paz y Esperanza”. Y mostraba su deseo, ante los cofrades de Capuchinos de que “podremos, en su día, una corona como un beso de amor”, a la Virgen de la Paz. En este sentido, Demetrio Fernández les recordó que están en el itinerario de la coronación y les ha animado a perseverar en el aspecto cultual y, sobre todo, en cuanto a la formación. Por ello, el prelado deseaba que, al final de “este camino, todos los hermanos hayáis crecido en vuestra vida cristiana. Hayáis conocido quién es Jesucristo, qué es la Iglesia, qué es la caridad y qué son los sacramentos”.
Otra de las muestras de afecto hacia la Virgen de la Paz tenía lugar el pasado 12 de mayo. En la fecha en que se conmemoraba el quinto aniversario de la coronación de Nuestra Señora del Carmen de San Cayetano, los responsables de la archicofradía hicieron efectiva su adhesión a la coronación de la Paloma de Capuchinos. Ello en un entorno más especial, si cabe, puesto que era la jornada en que otro de los titulares de la corporación letífica, el Milagroso Niño Jesús de Praga, realizaba su salida procesional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here