Enrique Ponce une sus devociones de Valencia y Córdoba en un acto familiar


Jesús Caído estuvo presente en el capote que eligió Enrique Ponce para la mesa de altar que ocupaba su valenciana Virgen de los Desamparados

Imagen de la comunión, publicada por Enrique Ponce en la red social Instagram.

La relación del torero Enrique Ponce con Córdoba y sus devociones es muy estrecha. A la ciudad del Guadalquivir le une tanto la vinculación familiar, por parte de su esposa, como la profesional y devocional. Esta última se refleja en su participación en el cortejo que acompaña cada Jueves Santo a Jesús Caído. Una imagen por la que el diestro siente un gran apego, como quedaba demostrado en la comunión de su hija, este pasado fin de semana.
En la primera Comunión de su hija Paloma, celebrada este domingo en la finca familiar en la provincia de Jaén, la imagen de Jesús Caído estuvo muy presente. De hecho, el Señor de San Cayetano se hallaba en el capote que eligió Ponce para la mesa de altar, que ocupaba su valenciana Virgen de los Desamparados. Cabe reseñar que, al acto han acudido numerosos famosos -muchos de ellos relacionados con el mundo del toro, la televisión y la moda, entre las que se encontraba Nati Abascal-, amigos de la familia.
Cabe recordar que el pasado Jueves Santo, flanqueando el paso de Jesús Caído, se podía observar -entre otras- a dos grandes personalidades del toreo, íntimamente relacionadas con la cofradía y la ciudad. Se trataba de los maestros Agustín Castellano El Puri y el propio Ponce. Pese a que ninguno de los dos toreros nació en la capital, su amor a la misma les ha llevado a convertirse, prácticamente, en hijos predilectos de Córdoba. Así, el maestro de Chiva compartía en sus redes sociales, al término de la pasada Semana Santa, un vídeo en el que mostraba una vez más la fuerte devoción que le une al titular de la corporación de San Cayetano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here