"La Pollinica" de Málaga se restaura en Córdoba


El autor de la imagen de la capital de la Costa del Sol fue el conocido imaginero de Bujalance, Juan Martínez Cerrillo

Málaga
Nuestro Padre Jesús a su entrada en Jerusalén./Foto: Hermandad de la Pollinica

El taller del conocido imaginero Antonio Bernal ya alberga la imagen de Jesús a su Entrada en Jerusalén. El titular de la popular hermandad de La Pollinica de Málaga será sometido a un proceso de restauración que se prolongará durante los próximos meses. La imagen regresa a Córdoba, ciudad en la que fue concebida por Juan Martínez Cerrillo, en el año 1943.
La imagen que restaurará Bernal fue encargada a Martínez Cerrillo, tras la desaparición del primitivo titular, durante la Guerra Civil. En 1939 se produce la reorganización y la cofradía encarga al imaginero Martín Simón una nueva talla de la Entrada en Jerusalén, si bien el Cabildo Catedralicio de Málaga obligó a su sustitución por otra. Fue en ese momento cuando la corporación contacta con el artista de Bujalance. Desde su realización, la talla del Señor a su Entrada en Jerusalén ha sufrido diversas intervenciones, a lo largo de los años. De tal manera que cuenta con un juego de manos, obra de Suso de Marcos de 1985, y un cuerpo de talla completa obra de José Antonio Navarro Arteaga, de 1990. Jesús aparece sentado a horcajadas sobre la pollina madre, bendiciendo con la mano derecha mientras toma las riendas con la izquierda. Representa el momento evangélico de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.
Con la llegada del Señor a Córdoba, la cofradía de Málaga deposita su confianza en uno de los grandes conocedores de la obra de Martínez Cerrillo. Y es que Bernal restauraba, en fechas recientes, una de las obras más conocidas del imaginero de Bujalance, el Señor de la Humildad y Paciencia. El resultado de esta labor devino en una recuperación del aspecto original de la imagen. La labor de recuperación de policromía era uno de los aspectos en los que Bernal ponía especial énfasis.
Finalmente, cabe destacar que la relación de la hermandad malagueña con la capital cordobesa es muy estrecha, ya que se da la circunstancia de que la titular de la corporación, María Santísima del Amparo, es obra de Antonio Castillo Ariza de 1947.