Diez razones por las que debes marcar la "X" a favor de la Iglesia


El comienzo de la campaña de la Declaración de la Renta propicia que la Conferencia Episcopal muestre una vez más la amplia labor que realiza la Iglesia en numerosos ámbitos

Iglesia
Imagen de la campaña “XTantos”.

El inicio de la campaña para realizar la Declaración de la renta, correspondiente a 2016, vuelve a poner de relieve la necesidad de contribuir al sostenimiento de de la Iglesia, en aras de la amplia labor que realiza. Un reconocimiento que, tras los datos ofrecidos por la Conferencia Episcopal Española (CEE), se reflejó en  la declaración de 2016. En la misma crecieron tanto el número de declarantes que marcaron la X como el porcentaje de declaraciones a favor de la Iglesia católica. El número de éstas aumentó en 55.841 declaraciones más en 2016. Así, entre los motivos que existen para realizar este acto, que no supone gasto para el contribuyente, destacan -entre muchos otros- los 10 siguientes.
Desde el año 2007 la Iglesia no tiene asignación alguna en los Presupuestos Generales del Estado y, por eso, depende única y exclusivamente para su sostenimiento de lo que los contribuyentes decidan libremente al marcar la casilla de la Iglesia en la Declaración de la Renta. De cada contribuyente que marca la casilla libremente la Iglesia recibe el 0,7 por ciento de sus impuestos. Es un sistema claro, libre, democrático. Es la oportunidad de poder decidir a qué destino ese porcentaje de mis impuestos. Éste podría ser el primero de los motivos para ponr la X en la casilla.
La segunda y la tercera de las razones para marcar la X radica en que la Iglesia defiende a la familia y la vida en 264 consultorios familias con 75.000 personas atendidas cada año. A ello hay que sumar que atiende a 160.000 refugiados e inmigrantes en 200 centros. Mientras que la cuarta razón para contribuir, bien podría radicar en que cuenta con 800 voluntarios en hospitales y 16.500 agentes en pastoral de la salud. Sin olvidar que 2.500 parroquias organizan la misma, acompañando a 146.000 personas en hospitales y 62.000 en sus casas.
Reparto asignación tributaria
Gráfico con el reparto de la asignación tributaria que recibe la Iglesia.

El quinto motivo abarca el campo de la formación eclesiástica superior. La misma se ofrece a través de 22 facultades y 71 institutos superiores que cuentan con 34.000 alumnos. Y enlaza con el sexto, que indica que el 65 por ciento de los alumnos de universidades privadas eligen universidades católicas, 85.400. La séptima razón resulta crucial, debido a que la Iglesia tiene 6.483 centros para mitigar la pobreza con casi tres millones de beneficiarios en 2014. Cabe recordar en este sentido que, desde el año 2010, la Iglesia ha incrementado los lugares donde desarrolla su actividad caritativa en más de un 70 por ciento.
Las tres últimas fundamentaciones estriban en que hay más de 65.000 personas en la cárcel. Están atendidas por 143 capellanes y 2500 voluntarios en el área religiosa, social y jurídica. Asimismo, existen 383 centros de educación especial de inspiración católica, que cuentan con 974 aulas y 13.376 alumnos. Ello sin olvidar el beneficio de la Iglesia en la sociedad, que se proyecta en datos como los del impacto económico de los Bautizos, Comuniones y Bodas. Éste se cifra en cinco mil millones, un 0,47 por ciento del PIB, y genera 62.000 empleos. Es la otra cara.