El día soñado para la hermandad de Linares


Linares
Una de las carrozas que han participado en la Romería./Foto: Luis A. Navarro

El día soñado por los devotos de Nuestra Señora de Linares se ha cumplido este domingo 7 de mayo. La Romería que los ha conducido hasta el Puerto de la Salve ha estado marcada por unas condiciones meteorológicas excepcionales. Una jornada que comenzaba en la Puerta de las Palmas de la Catedral cordobesa, por medio de la bendición de romeros. Si bien, el peregrinaje en sí ha comenzado en República Argentina, para continuar por el Paseo de la Victoria, Concepción, Gondomar y ha llegado a la plaza de las Tendillas. La comitiva ha proseguido su discurrir en busca de la Virgen Capitana por Diego de León, Alfonso XIII, San Pablo, San Andrés, Realejo, Santa María de Gracia, San Lorenzo y María Auxiliadora Desde ese enclave se ha arribado a la plaza del Cristo de Gracia y seguir por Ronda del Marrubial, Agrupación Córdoba, Carretera N-432 Badajoz- Granada y la Carretera del Santuario de Linares.
Linares
Una de las carrozas que han participado en la Romería./Foto: Luis A. Navarro

Entre las medidas que se han adoptado este año para garantizar la seguridad y el desarrollo de la Romería destaca que “se ha impedido la introducción de vehículos ajenos en la comitiva; y se ha tenido especial cuidado en el paso de carrozas por el viaducto y se ha regulado el tráfico en todo el trayecto de la Urbanización Paraíso Arenal, así como la prohibición de que accediesen a la zona del Santuario vehículos que no estén autorizados con tarjeta”, ha informado el Ayuntamiento.
Linares
Una de las carrozas que han participado en la Romería./Foto: Luis A. Navarro

El momento culminante se ha producido, pasado el mediodía, cuando los romeros han llegado al santuario de la Purísima Concepción de Linares y se ha celebrado la misa correspondiente al segundo día de triduo en honor a la Virgen. Alegría y espiritualidad se han dado la mano en una jornada que ha visto a Córdoba rendir honores a la Virgen que trajo Fernando III, el Santo. Una de las devociones más antiguas de una ciudad que, en el Puerto de la Salve, ha vuelto a reencontrarse con su propia historia.El día soñado para la hermandad de Linares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here