El antes y el después de la plaza Conde de Priego

138

La hermandad del Resucitado ha hecho públicas las imágenes con el resultado de los trabajos de mantenimiento que han realizado en este enclave, tras celebrar su cruz de mayo

Plaza Conde de Priego antes del montaje realizado por la hermandad del Resucitado, de la cruz de mayo./Foto: Hermandad del Resucitado

Una imagen vale más que mil palabras. Así lo ha entendido la hermandad del Resucitado, al hacer públicas dos instantáneas que muestran el antes y el después de la emblemática plaza cordobesa Conde de Priego, tras el montaje de la cruz de mayo de la corporación. En las fotografías puede apreciarse como los muros que delimitan en el espacio aparecen sin decoración y con numerosos desconchones en la pintura blanca que los cubre. Mientras que, una vez finalizada la celebración, la cofradía que dirige Francisco Ruiz abril ha dejado las paredes perfectamente saneadas, así como con una profusa decoración floral.
Plaza Conde de Priego una vez la hermandad del Resucitado desmontó la cruz de mayo./Foto: Hermandad del Resucitado

El trabajo de la corporación ha sido muy intenso desde finales de abril hasta principios de este mismo mes, en torno a su popular cruz de mayo ubicada en Conde de Priego. De hecho, el montaje de la misma fue un ejercicio de recuperación y conmemoración de uno de los cordobeses más afamados del siglo XX, el torero Manuel Rodríguez Sánchez Manolete. Inmersos en la celebración del centenario de su nacimiento, la hermandad de Santa Marina no quiso desaprovechar la ocasión y el entorno donde se lleva a cabo -donde se halla el conocido monumento al diestro, y realizó un montaje lleno de motivos alusivos a la figura del matador. El mismo fue muy celebrado y obtuvo el segundo premio en el Concurso Oficial de Cruces de Mayo, en la modalidad de casco histórico.
cruces
Cruz de mayo del Resucitado., galardonada con el segundo premio en la modalidad de casco histórico./Foto: Jesús Caparrós

La prueba del trabajo realizado por el Resucitado en Conde de Priego no es la única que desarrollan las hermandades que montan cruz. Cabe recordar, en este sentido, la labor llevada a cabo por la cofradía del Sepulcro en la plaza del Triunfo o las labores de mantenimiento que la Paz y Esperanza realiza en el entorno del Bailío. Ello en una muestra del cuidado y preocupación por el patrimonio de las corporaciones cordobesas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here