"Estamos contentos porque nuestra diócesis continúa acogiendo el don de las vocaciones"

25

El obispo anima, en su carta semanal , a orar por las vocaciones de especial consagración, con el lema escogido por el Papa Francisco, “Empujados por el Espíritu: Aquí estoy, envíame”

vocaciones
Seminaristas junto al obispo en la jornada final de los ejercicios./Foto: LVC

Empujados por el Espíritu: Aquí estoy, envíame. Bajo este lema, el cuarto domingo de Pascua es el domingo del buen pastor y el obispo recuerda en su carta semanal que, esta es la fecha escogida por el Papa Francisco, para orar por las vocaciones de especial consagración. Las mismas llevan consigo siempre una dimensión misionera. Por ello, el prelado pone de relieve que “los jóvenes que descubren la llamada de Dios para consagrarse a él totalmente, suelen descubrir esa llamada en el contacto con los necesitados, con los pobres de la tierra, con personas que casi han perdido la esperanza”. En consecuencia, “un joven de hoy en nuestro contexto social debe ser puesto en contacto con los que sufren por cualquier carencia, porque ahí detrás está el Señor esperándole para llamarle a su seguimiento radical”.
La parte central del mensaje de Demetrio Fernández insiste en el lema proclamado por el Pontífice. De éste se desprende que “los hombres y mujeres de nuestro tiempo tienen especial necesidad de esas manos del buen pastor, de esos corazones entregados a Dios para el servicio de sus hermanos, especialmente los más pobres”.
El prelado pone especial énfasis al afirmar que “estamos contentos porque nuestra diócesis de Córdoba continúa cada año acogiendo el don de estas vocaciones consagradas a Dios”. Y recuerda que, además, hay varios jóvenes cordobeses preparados para la vida religiosa en distintas Congregaciones. “Son 12 los seminaristas que por el Rito de Admisión a las Sagradas Órdenes dan un paso decisivo en su preparación inmediata al sacerdocio y otros varios que reciben el ministerio de Lector o Acólito en estos días”, desvela el obispo.
El prelado concluye la carta semanal exponiendo que “nuestros seminarios siguen forjando discípulos misioneros para la nueva evangelización”. Y no duda en destacar que “la historia de cada uno de ellos es una historia de amor, en la que se han dejado fascinar por Aquel que los ha llamado a su seguimiento, y les va dando fuerzas para superar las dificultades propias de este seguimiento”. Finalmente, Demetrio Fernández valora que “otros tantos jóvenes llaman al Seminario para su ingreso en el próximo curso. Acompañemos con la oración estos pasos de discernimiento y entrega generosa al Señor en la vida religiosa o en el sacerdocio diocesano”.
Carta semanal del obispo 04-05-2017

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here