Divino mes de procesiones


mes
Divina Pastora./Foto: Rafael A. Ojeda

Osario, la plaza de Capuchinos y Nuestra Señora de la Paz y Esperanza han sido algunos de los enclaves que ha recorrido la Divina Pastora. La procesión de la institución educativa, donde la hermandad de la Pasión juega un papel importante, ha supuesto el broche al Día de la Cruz. Una festividad que se suma a las del mes de la Virgen por antonomasia y que, en la Divina Pastora ha encontrado uno de esos momentos entrañables, que se repetirán durante las próximas semanas.
El recorrido por las calles aledañas al colegio ha dejado estampas genuinamente cordobesas, como el discurrir por Burrell u Osario, donde junto al Círculo se ha podido disfrutar de uno de los enclaves que fueron inherentes al paso de numerosas hermandades, en una Semana Santa no tan lejana. Pero, sin duda, el paso del cortejo por Capuchinos se revestía de nostalgia de un reciente y brillante Viernes de Dolores y Miércoles Santo, en el que la misma escolanía que acompañó a la Virgen de la Paz volvió a estar muy cerca de la Paloma de Capuchinos. Así tras pasar por la calle que lleva su nombre, Carbonell y Morand y Torres Cabrera completaban un breve, pero intenso itinerario.

La salida ha contado, además, con el acompañamiento de una de las bandas que han mostrado una mayor progresión durante los últimos años, la agrupación musical Nuestro Padre Jesús de la Fe en su Sagrada Cena. Jesús Sacramentado, Virgen de la Hiniesta, La saeta, Virgen de la Paz Nuestro Padre jesús de la Victoria han sido parte de un repertorio que transportaba, una vez más, al canon clásico de un género sobre el que la formación sigue construyendo su futuro. Y ello con himnos eucarísticos que ya anunciaban una celebración del Corpus, con sus octavas, a la que aún aguarda un mes de mayo, marcado por procesiones como las de la Divina Pastora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here