El día que la Virgen de Fátima salvó la vida a Juan Pablo II

86

Los obispos españoles se suman a la peregrinación del Papa Francisco a Fátima, por medio de un mensaje emitido por el Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española


Junto al Papa Francisco, peregrinos de esperanza y de paz. Bajo este título, el Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española ha hecho público un mensaje con motivo del centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima. El texto del documento fue aprobado el pasado 20 de abril, y se enmarca en la preparación del viaje que Su Santidad realizará a Fátima durante los días 12 y 13 de mayo. En su contenido hace referencia la relación de los diversos pontífices con la Virgen y recuerda las palabras de San Juan Pablo II, en relación al atentado que sufrió el el 13 de mayo de 1981, perpetrado por Alí Agca en la Plaza San Pedro. Y que el Papa santo atribuyó a la intercesión de Fátima.
El mensaje de los obispos comienza manifestando su deseo de unirse a “a esta peregrinación del Sucesor de Pedro interpretando así el sentir común de nuestro pueblo que tiene en la advocación y acontecimiento mariano de Fátima una de las devociones más arraigadas y populares”. Por ello, el documento documento subraya que “Fátima es uno de esos lugares destacados, especialmente en la historia contemporánea de la Iglesia, en los que se hace realidad la súplica y alabanza a la Madre de Dios preanunciada por ella misma”.
El texto se hace eco de la intensa relación de los distintos papas con Fátima y recuerda el viaje que, justo un año después de sufrir el atentado, realizó Juan Pablo II para “agradecer a la Virgen su intervención en la salvación de mi vida y el restablecimiento de mi salud”. Tras hacer referencia a los de 1991 y 2000, el mensaje recuerda el de 2010 de Benedicto XVI, cuya “finalidad gozosa de estar junto a la Madre llevaba consigo el propósito de orar por los pesares de todos los hijos, por los sufrimientos de la toda la humanidad”.
“Para entender el sentido de las apariciones marianas que conmemoramos hay que relacionarlas con las maravillas que Dios ha hecho por su Pueblo, dado que Dios sigue actuando en la historia”. A esta explicación, en la “que el papel de María resulta esencial por su intercesión materna en el misterio de Cristo”, prosigue el impulso evangelizador. El mismo en el que “María, en Fátima, llama a la conversión, a la reconciliación, a la renovación de la vida cristiana, a la reforma de las costumbres, a la oración y al sacrificio por la conversión de los pecadores o en reparación de los propios pecados”. En este sentido, la carta de los obispos destaca las palabras del Papa Francisco cuando expresa que, “María nos invita una vez más a la oración, a la penitencia y a la conversión. Nos pide que no ofendamos más a Dios. Advierte a toda la humanidad sobre la necesidad de entregarse a Dios, fuente de amor y de misericordia”. El documento concluye con una hermosa oración a la Virgen de Fátima.
Mensaje del Comité Ejecutivo con motivo del centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here