Demostrado: Las cofradías no dañan a la Mezquita-Catedral

65

El Cabildo realiza un informe en el no se observa ningún cambio de temperatura entre las horas de paso de las hermandades, durante la Semana Santa de 2017

perseguidos cofradías
Palio de la Virgen del Desconsuelo./Foto: José I. Aguilera

Los cirios de nazarenos, pasos y candelerías no afectan al Conjunto Monumental Mezquita-Catedral de Córdoba. Así se desprende del amplio informe elaborado por el ingeniero técnico industrial, Rafael  Ortiz, para el Cabildo Catedralicio, preocupado nuevamente por la conservación del templo-monumento. En el estudio ha quedado demostrado que las temperaturas en el interior de las naves no sufrieron ningún aumento, durante el discurrir de las cofradías en la Semana Santa de 2017. De hecho, uno de los datos más llamativos radica en que a la semana siguiente, la oscilación térmica fue tres grados superior. Variación que vino motivada por el aumento del calor en el exterior.
Disposición de las estaciones de temperatura.

La medición de las oscilaciones térmicas en el conjunto monumental se remonta a 2015, cuando fueron instaladas en la Catedral de Córdoba un total de 15 estaciones de temperatura y humedad diseñadas y programadas en Arduino. Con el fin de analizar los posibles cambios en este ámbito, debidos a la entrada de las hermandades en las naves, cuatro de las estaciones instaladas (1, 3, 5 y 8, en el gráfico) se encuentran en las proximidades, o en parte, del recorrido llevado a cabo por las distintas cofradías por el interior del templo esta pasada Semana Santa. Mientras que la número 10, ubicada en las cubiertas del templo, es la que ha servido para comparar los datos con los del exterior. A ello hay que sumar que las mediciones realizadas en Semana Santa han sido comparadas con respecto a la semana anterior y la posterior a ésta, así como también se han comparado con las mediciones de julio de 2016. “Consiguiendo de esta forma analizar si ha aumentado la temperatura interior de forma que perjudique o ponga en riesgo la conservación de la Catedral”, explica el informe.
Gráfico general de temperaturas.

El despliegue realizado ha arrojado interesantes conclusiones en cuanto al calor que desprenden los diferentes cortejos y lo que afecta al monumento. Un aspecto que, algunos colectivos, habían tildado de perjudicial y alarmante. Así, el informe determina que “el paso de las hermandades con los cirios encendidos por el interior del templo no ha conllevado un aumento de la temperatura interior del mismo, y por tanto, no supone un riesgo para su conservación”. Es más, el estudio pone de relieve que en julio de 2016 se alcanzaron los 29 grados en el interior de la Mezquita-Catedral, existiendo una diferencia de entre 9 y 10 grados con respecto a la medición más alta registrada durante la Semana Santa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here