Las razones que valen un primer premio


El montaje de la cruz de mayo que realizan los colectivos que integran la parroquia de San Francisco, se ha realizado como un homenaje a la cohabitación, en Córdoba, de las tres religiones monoteístas

premio
Cruz de mayo de San Francisco, galardonada con el primer premio de la modalidad de casco histórico./Foto: Hermandad del Huerto

La festividad de las cruces de mayo encuentra su raíz profunda en una celebración netamente cristiana. Y la misma ha convertido a Córdoba en uno de los referentes de esta celebración. Conscientes de su importancia, los responsables de la cruz de San Francisco, donde se integran las realidades que conforman la parroquia de la Axerquía -como las hermandades del Huerto y de la Caridad-, ha querido convertir el recinto de este año en un llamamiento a la paz y a la convivencia. Para ello han tomado como referencia a las tres grandes religiones monoteístas que hicieron de la ciudad un ejemplo de multiculturalidad. Una iniciativa que ha sido reconocida con un premio por parte del jurado del Concurso Oficial de 2017.
premio
Cruz de mayo de San Francisco, galardonada con el primer premio de la modalidad de casco histórico./Foto: Hermandad del Huerto

Esta cruz de mayo, ganadora del primer premio en la modalidad de casco histórico, quiere representar por medio de las plantas, la fruta y las flores la unidad y convivencia de las tres culturas. Por ello, como señalan los responsables de la misma “hemos querido reflejar el Mediterráneo como un nexo de unión y no de separación”. Así, claveles, gerberas, margaritas, lilium, astromelias, orquídeas, romero, olivo, hojas de higuera, de palma, espigas de trigo, naranjas, limones, nísperos y uvas “forman un ramillete de olor y color en el que las tres culturas están representadas en ejemplo de convivencia”.
premio
Cruz de mayo de San Francisco, galardonada con el primer premio de la modalidad de casco histórico./Foto: Hermandad del Huerto

Sin embargo, los detalles que forman el espectacular conjunto van más allá. Y, sobre la fuente, se reproduce una pequeña cenefa de color que sube hacia el segundo cuerpo de la misma, para terminar abrazando a la cruz de color blanco. El conjunto se remata con macetas de color verde -aludiendo a la esperanza-, compuestas por pacíficos, bugambilias y margaritas, alternándose con las de color blanco, formadas por geranios y gitanillas. En definitiva, casi cuatrocientas macetas y multitud de plantas, flores y fruta para dar la medida de una cruz de mayo que es el mejor exponente del gran trabajo que realizan las hermandades y la Iglesia por la ciudad.
premio
Cruz de mayo de San Francisco, galardonada con el primer premio de la modalidad de casco histórico./Foto: Hermandad del Huerto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here