"No al botellón": la defensa de las cruces de las hermandades


La recuperación del patrimonio histórico, así como el cuidado en mantener el civismo son las notas características de la celebración del concurso de las cruces por parte de las cofradías

cruces
Cartel editado por las hermandades del Resucitado y la Paz.

La plaza Conde de Priego y la Cuesta del Bailío son dos de los enclaves predilectos de numerosos cordobeses. En su entorno se aglutina una gran cantidad de personas, dispuestas a disfrutar de la primera gran festividad del mes de mayo en la ciudad. Y las hermandades que regentan estas dos cruces de mayo, las del Resucitado y la Paz, han unido sus fuerzas en una campaña que pretende minimizar los efectos de los “botellones” que se realizan en estos dos espacios. Ello en una defensa del espíritu tradicional de una celebración que se ha convertido en uno de los grandes activos turísticos de la ciudad.
La apuesta de las corporaciones, que dirigen Francisco Ruiz Abril y Enrique Aguilar, ha quedado plasmada en la edición de un cartel en el que puede leerse la leyenda: “Respeta tus fiestas. No al botellón”. Así, el mismo se configura con un fotomontaje en el que se recogen instantáneas de los recintos donde ambas hermandades celebran este tradicional acontecimiento del mayo cordobés. En las imágenes se puede apreciar la numerosa afluencia de público que se congrega en torno a las cruces de las dos cofradías.
cruces
Cartel de la cruz de mayo de la hermandad de la Paz

Cabe recordar que el concejal delegado de Seguridad, Emilio Aumente, ha repetido por dos veces que Ayuntamiento va a ser “muy duro” en perseguir el botellón que en los días en que se celebra el concurso de Cruces de Mayo se desarrolla en algunos puntos de la ciudad, como la Cuesta del Bailío, los barrios de Santa Marina, San Nicolás y la zona centro, a la vista del buen resultado que dio el dispositivo desplegado el pasado año por el Ayuntamiento. Según Aumente, “hay suficientes medios para no recurrir al botellón”.
Otras apuestas
cruces
Cartel anunciador de la Cruz de Mayo de la hermandad del Calvario.

Otro de los empeños por mantener las tradiciones, en este caso desde el apartado patrimonial, lo ha ofrecido la hermandad del Calvario. La corporación de San Lorenzo ha decidido cambiar su emplazamiento habitual, junto a la torre de la Malmuerta, a la plaza de las Cañas. La nueva ubicación, situada a espaldas de la Corredera, obedece a que -como indica el hermano mayor de la corporación, Rafael Guerra- “el lugar que venía ocupando nuestra cruz se hallaba en una zona especialmente protegida, ya que la torre es un bien de interés cultural y requiere de una protección especial”.
Finalmente, la hermandad del Santo Sepulcro y la empresa de gestión de patrimonio histórico Arqueobética están llevando a cabo, durante los días previos al montaje de la cruz de mayo que gestiona la cofradía en la plaza del Triunfo, las labores de limpieza y mantenimiento anual del reconocible monumento a San Rafael, que preside la misma. Una responsabilidad que la cofradía de Viernes Santo ha expresado, además, por medio de una interesante iniciativa para contribuir a la recuperación del patrimonio histórico del recinto. Se trata de la recreación de las luminarias que se disponían sobre la verja del monumento al Custodio. Las mismas han sido realizadas por Forja Mejías, de la localidad cordobesa de La Rambla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here