Lo que ha representado la segunda puerta para las cofradías


El traslado de la carrera oficial a la Catedral y su entorno no fue la única gran novedad de la Semana Santa de Córdoba en 2017. La apertura del vano de la nave 17 del conjunto monumental, la Puerta de las Cofradías, a cinco días del Domingo de Ramos, propició que los días santos dejaran estampas para el recuerdo y la historia de la ciudad.

puerta
Coronación de Espinas./Foto: Jesús Caparrós

La jornada inaugural de la Semana Santa ya propició un imagen muy esperada. Se trataba de la entrada en las naves de Santa María de la Asunción de los titulares de la hermandad de la Esperanza. Recibidos por el obispo, especialmente emocionantes resultaron las plegarias que el prelado dedicó a la Virgen de Martínez Cerrillo. Intensidad y espiritualidad que se respiraron en el templo, cuando el Lunes Santo se adentraban -dos décadas más tarde- el Señor de la Coronación de Espinas y Santa María de la Merced. La instantánea de Jesús Humilde girando hacia el Santísimo forma parte ya de los grandes momentos de la pasión según Córdoba.
Brillante fue la llegada de las hermandades del Miércoles Santo al templo catedralicio. Las seis cofradías de la jornada habían renunciado a adentrarse a las naves de la Catedral el año anterior, en deferencia a la Piedad, ya que la corporación de las Palmeras no podía acceder, por motivos técnicos, por el Arco de las Bendiciones. La apertura de la segunda puerta solventó esta carencia y se pudo disfrutar del crucificado de San Antonio María Claret entre las arquerías del templo mayor.
El Jueves Santo propició dos momentos inolvidables. El primero lo dejó el Señor de la Caridad que, gracias a la apertura del vano, pudo llegar hasta el corazón del templo. La otra gran aportación de la Puerta de las Cofradías la obtuvo la hermandad del Esparraguero. El Cristo de Gracia, el imponente crucificado de los Trinitarios, pudo adentrarse por las naves de Santa María de la Asunción, dejando a su paso una estampa que, hace unos años, se hubiera considerado utópica y que, sin embargo, la apertura de la segunda puerta ha convertido en una feliz realidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here