"Seamos cristianos lo mismo que rocieros"


Alejandro Jiménez pronuncia el pregón de la hermandad del Rocío de Córdoba, que marca el inicio de los preparativos para la nueva romería del 2017

La Real Iglesia de San Pablo acogió anoche el pregón de la Hermandad del Rocío de Córdoba. Éste es uno de los actos que los rocieros cordobeses esperan con más ganas e ilusión y que marcará el inicio de los preparativos de las próximas semanas, antes de partir en su caminar hacia la aldea del Rocío, el próximo día 25 de mayo. Así, sobre las 21:00 el pregonero de este año, Alejandro Jiménez Castro, tras la presentación de Eduardo Borrero, inundó de Rocío las naves del viejo templo, transportando a los asistentes a un nuevo Pentecostés glorioso. La magia del verso y la prosa de Jiménez no dejó indiferente a nadie y no es para menos, ya que el joven pregonero de 31 años demostró el cariño que tiene hacia su tierra y la facilidad para la escritura y la expresión.

Manuel López, Alejandro Jiménez y Abraham Ceada. /Foto: LVC
Manuel López, Alejandro Jiménez y Abraham Ceada. /Foto: LVC

De esta forma, el pregonero no quiso olvidar la primera vez que fue testigo de una salida de la hermandad del Rocío de Córdoba, una mañana de mayo cuando él tenía 9 años y se escapó del colegio sin que nadie lo supiese para disfrutar del comienzo del camino de los romeros cordobeses. Así mismo, tampoco faltaron alusiones a los viejos rocíos, y al verdadero significado que esconde el ser rociero, que no es otro que ser “un buen cristiano”. Fueron muy emotivas las palabras que Jiménez dirigió a José María González de Quevedo, “padre Quevedo”, que hace dos años falleció.
Cartel Romería del Rocío de Córdoba 2017. /Foto: LVC
Cartel Romería del Rocío de Córdoba 2017. /Foto: LVC

En el pregón hubo un bello mensaje honrando el esfuerzo que realizó la hermandad de Córdoba durante su camino el año pasado, en el que la lluvia fue la protagonista durante los nueve días que dura el caminar de los rocieros cordobeses. Tampoco, el pregonero quiso olvidarse del antiguo Simpecado de la hermandad, el original que pintó Julio Romero de Torres, y que, en la actualidad, se encuentra en el Museo Julio Romero de Torres. Con el acompañamiento del coro de la hermandad del Rocío de la Macarena, del que Alejandro Jiménez es director, las palabras del pregonero tomaron, aún, más fuerza. Fue una noche “mágica para la hermandad que, dificilmente, los cordobeses podremos olvidar”, explicó el hermano mayor de la corporación rociera, Manuel López Guzmán.
Así mismo, antes del pregón fue presentado el cartel de la Romería del Rocío 2017, obra del artista Abraham Ceada y que, tampoco, dejó indiferente a ninguno de los asistentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here