"No podemos quedarnos sentados en un sillón marcando directrices"


La iglesia de Santa Marina acoge la celebración de la Pascua de Resurrección de las hermandades, que ha presidido el canónigo José Juan Jiménez Güeto

Con el altar mayor del templo fernandino de Santa Marina dispuesto para el triduo del Señor Resucitado, el templo ha acogido la celebración de la Pascua que organizan, de forma conjunta, la hermandad anfitriona y la Agrupación de Cofradías. La solemnidad ha contado con un gran número de fieles, representantes de las diversas corporaciones penitenciales y letíficas, así como de la junta de gobierno del máximo organismo cofrade, encabezada por su presidente, Francisco Gómez Sanmiguel. A estos se han unido representantes municipales del Partido Popular. La misa ha sido oficiada por el canónigo de la Catedral de Córdoba, José Juan Jiménez Güeto, y ha contado con la intervención de la capilla musical de la Misericordia.

un
Momento de la misa de la Pascua de Resurrección./Foto: LVC

El canónigo de la Catedral de Córdoba ha realizado una cercana y profunda homilía en la que, partiendo de la verdad que supone la resurrección de Cristo, ha ahondado en aquélla para explicar que, “la verdad, aunque a veces nos duela, nos da paz y suscita la esperanza”.
“Es una actitud en la que, en muchas ocasiones, caemos los cristianos. Vivimos nuestra fe con tristeza, embarcados en el aquí y el ahora, en lo que tenemos en frente, y no somos capaces de mirar el horizonte”, ha subrayado Jiménez Güeto. A ello ha sumado un mensaje de ánimo y una llamada a la responsabilidad a los presentes, a quienes ha recordado que ocupan sus cargos, además de porque sus hermanos o las cofradías los han votado, “porque Dios los ha elegido para tal fin”. Unas palabras que han insistido en la necesidad de acompañar, también a quienes “llegan a nuestras cofradías desde una banda, de un cirio o a través del costal. Atendiendo a los jóvenes, como Cristo a los discípulos de Emaús”.
“Nuestras hermandades pueden ser muy esplendorosas en obras sociales, cultuales y culturales, pero no podemos quedarnos sentados viendo venir a toda esa gente que se acerca a las cofradías y no realizar esa tarea de anuncio de la buena noticia”, ha remarcado. Por ello, Jiménez Güeto ha puesto de relieve que “no podemos quedarnos sentados cómodamente en un sillón marcando directrices, sino que hay quedar un paso más”. En consecuencia, ha animado a los responsables de las corporaciones presentes a imitar a Cristo en sus hermandades.