Demetrio Fernández: "San Juan de Ávila es una mina, que hay que dar a conocer"


Con los ecos de la última estación de penitencia de la Semana Santa de Córdoba de 2017 como telón de fondo, el obispo atiende a La Voz de Córdoba, en una entrevista en la que no sólo valora la misma -que considera “altamente positiva”-, sino que aborda varias cuestiones de capital importancia para la diócesis. Entre las mismas, el Encuentro diocesano de Laicos, que tendrá lugar en octubre, así como la próxima celebración de la solemnidad de San Juan de Ávila. Una figura imprescindible de la Iglesia cordobesa, de la que Demetrio Fernández subraya que “es una mina que hay que explotar y a dar a conocer. Y en esa misión, el obispo y la diócesis de Córdoba, están plenamente comprometidos”.
-¿Cómo valora el obispo el desarrollo de la Semana Santa?

El obispo, junto a los presentadores de la televisión del Cabildo./Foto: Jesús Caparrós
El obispo, junto a los presentadores de la televisión del Cabildo./Foto: Jesús Caparrós

-La valoración de este año 2017 es altamente positiva. Las cofradías han vivido una Semana Santa única y espero que se ajuste, más y mejor, para que sea más esplendorosa. Y el obispo se siente muy satisfecho y contento de este gran trabajo que han hecho todos para que las estaciones de penitencia estén en la Catedral y en su entorno. Por tanto, quiero felicitar a todos y desearles una feliz Pascua de Resurrección y alegrarnos de que todo haya salido tan bien, dándole gracias a Dios; al Cabildo, que se ha volcado en esta Semana Santa -como ha venido haciendo siempre, pero en esta ocasión ha tenido la oportunidad de realizarlo de forma más expresa-; a las autoridades, que nos han permitido tener esta puerta a tiempo y a punto; y a todas las cofradías por su trabajo.
-Antes de comenzar la Semana Santa mantuvo un encuentro con los niños y hay programados más para los próximos meses ¿Qué importancia tienen?
-El Sábado de Pasión tuvimos este encuentro y, a lo largo de toda la Pascua las confirmaciones, además del Encuentro de los Jóvenes Cofrades este año en Córdoba y el Encuentro diocesano de Laicos el 7 de octubre. El obispo y todos los pastores que colaboran estamos para servir a la Iglesia y estoy convencido de que los laicos tienen un papel fundamental en ella. Basta con mirar a las cofradías, que se mueve porque hay muchos seglares que trabajan día y noche en esta tarea. Pero a otros muchos niveles, como la corresponsabilidad en el campo de las parroquias, en sus consejos, en la administración de los bienes, en la gestión del patrimonio, en la cáritas, en la catequesis, en la atención a los pobres y a los enfermos. Hay muchos, muchos miles de laicos en toda la diócesis de Córdoba que están trabajando. Quiero subrayarlo, potenciarlo y reunirlos en la comunión eclesial a todos en esta gran jornada del 7 de octubre de 2017.
-¿Cuál es el valor de esta realidad eclesial?
-Córdoba tiene, sin duda, un tesoro con sus laicos. Creo que ni los mismos laicos se dan cuenta de toda la riqueza que he podido constatar en la visita pastoral. Me ha permitido ir a cada lugar, a cada parroquia, a cada pueblo, a cada colegio, a cada institución, a cada grupo, uno por uno. Durante estos seis años en que he hecho la visita pastoral he podido saludar, uno por uno, a estos laicos. Por tanto, en mi mente está ese saludo personal a miles y miles. Quizá, esa experiencia no la tenga ninguno en la diócesis más que el obispo.
-¿De ahí la importancia de este Encuentro?
-Animo a que este Encuentro nos ayude a ver que la Iglesia en Córdoba está muy viva y esto puede expresarse en un gran acontecimiento de laicos. Para seguir adelante, no para autocomplacernos, en la gran misión que tiene la Iglesia de transmitir al mundo la alegría del Evangelio.
-En menos de un mes se celebra la festividad de San Juan de Ávila, una solemnidad importante en la diócesis.
-San Juan de Ávila fue un sacerdote incardinado en la diócesis de Córdoba, por eso todos tenemos una deuda especial con la historia y con el propio San Juan de Ávila, de darle a conocer lo más posible en toda la Iglesia. El papa Benedicto XVI, en 2012, lo ha proclamado Doctor de la Iglesia y he procurado que por su solemnidad, que celebramos el 10 de mayo, venga alguna de las altas personalidades que colaboran directamente con el Papa. Este año vendrá el cardenal Sarat, que es el prefecto del Culto Divino y presidirá la santa misa en Montilla, y luego aquí en la Catedral pronunciará una conferencia en la tarde del 10 de mayo.
-¿Cuál es su importancia para Córdoba?
-Nos preparamos para la fiesta de San Juan de Ávila y, como diócesis responsable de este gran santo y Doctor de la Iglesia, debemos darlo a conocer lo más posible en todo el mundo. Dentro de pocas semanas me voy a desplazar a Polonia para presentar la primera edición, que se traduce al polaco, de las obras de San Juan de Ávila. Apenas le conocían y Polonía es una de las grandes reservas católicas de Europa. Hay miles de sacerdotes y numerosísimos fieles cristianos y quiero que todos ellos conozcan a este santo cordobés. Nacido en Almodóvar del Campo, provincia de Ciudad Real, pero que fue incardinado en Córdoba donde vivió la mayor parte de su vida.
-¿Cómo recuerda el congreso que se realizó sobre esta gran personalidad de la Iglesia?
-Ha tenido una repercusión enorme porque los ponentes, que fueron todos de primera fila, aportaron sus investigaciones y ha permitido que San Juan de Ávila sea más conocido.Además ha propiciado que esta obra del congreso, del que se publicaron sus actas, sea citada en distintos estudios, que se realizan a día de hoy. San Juan de Ávila es una mina que hay que explotar y a dar a conocer. Y en esa misión, el obispo y la diócesis de Córdoba, están plenamente comprometidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here