El recuerdo al "Maño" de su hermandad del Calvario


El respiradero frontal del palio de la Virgen del Mayor Dolor lleva una caña enciendevelas, asida por dos crespones negros

Era su hermandad y esta no lo ha olvidado en la estación de penitencia de este Miércoles Santo. Por ello, el Calvario ha querido recordar la figura de sus cofrades fallecidos y, en especial, la de Francisco Paz Martínez, popularmente conocido por el Maño, de una forma muy simbólica. Así, el respiradero frontal del palio de la Virgen del Mayor Dolor lleva una caña enciendevelas, asida por dos crespones negros, que recuerda la desaparición a principios del mes de marzo de este cofrade ejemplar.

Palio del Mayor Dolor en la Catedral./Foto: Rafael A. Ojeda
Palio del Mayor Dolor en la Catedral./Foto: Rafael A. Ojeda

La entrega de Paz a las hermandades siempre fue su seña de identidad. Más allá de ser, como le gustaba decir al antiguo pregonero de la Semana Semana Santa y hermano del Sepulcro, Francisco J. Mellado, “el verdadero presidente de la Agrupación”; El Maño siempre estuvo a disposición de las cofradías que solicitaron su ayuda. Durante décadas fue habitual verlo repartiendo carteles y convocatorias de cultos por los establecimientos de la ciudad, así como en su querida parroquia de San Lorenzo. Hermano de la Entrada Triunfal y del Remedio de Ánimas, su predilección, siempre estuvo en el Calvario.
Su trayectoria le valió un reconocimiento generalizado que, en el año 2000, se plasmaba con la concesión del título de Cofrade Ejemplar. Esta distinción le fue otorgada junto a Francisco Tejera, quien también estuvo al servicio de la Agrupación durante décadas. Cabe recordar que su entrega hacia la parroquia y su continua actitud de servicio hacia la Iglesia fue reconocida en agosto de 2016. Con motivo de los cultos encomendados a San Lorenzo, el obispo de Córdoba entregaba la medalla de la diócesis al que fuera sacristán de la parroquia fernandina, José Bohollo, así como a El Maño. Con su fallecimiento las hermandades cordobesas pierden a una figura que puso a cara a generaciones de cofrades. Un verdadero cofrade ejemplar, que ya goza de la luz perpetua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here