Cañero se entrega a su hermandad


La plaza del popular barrio cordobés se llena de fieles para contemplar la salida procesional del Señor de los Afligidos

Los alrededores de la iglesia de San Vicente Ferrer, en pleno corazón del barrio cordobés de Cañero, se han llenado de devotos para contemplar la segunda salida procesional de Nuestro Padre jesús de los Afligidos. El titular de la hermandad de la Presentación al Pueblo ha comenzado la estación de penitencia sobre su nuevo paso y acompañado por una de las formaciones incipientes de la ciudad, la agrupación musical Nuestro Padre jesús de la Fe en su Sagrada Cena.

Salida de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos./Foto: Rafael A. Ojeda
Salida de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos./Foto: Rafael A. Ojeda

La segunda salida procesional de la imagen que, en 2016, realizara Manuel Martín Nieto, realizará su recorrido desde la parroquia de San Vicente Ferrer. Así, el cortejo recorrerá Funcionario Lázaro Navajas, Joaquín Benjumea, Alonso Gómez de Figueroa, para alcanzar Federico Mayo. Desde ese punto, la cofradía transitará por Concilio de Nicea y Don Teodomiro, hasta alcanzar la calle Venus, para proseguir su itinerario por Mercurio, Hermano Juan de Dios, Pintor Muñoz Lucena, Escritor Jiménez Lora y Pablo Picasso. La parte final del recorrido la compondrán Pintor Muñoz Lucena, Joaquín Benjumea, Fernando Camacho, Federico Mayo, Funcionario Lázaro Navajas. El cortejo pondrá fin a su estación de penitencia a las 00:30 del Domingo de Ramos.
Uno de los apartados más interesantes que presenta la corporación es el correspondiente a los estrenos. Así, la hermandad tiene como novedades el antedicho paso para Jesús de los Afligidos. Es un paso de ocho trabajaderas y en fase de carpintería, realizado por Juan Amador García Casas del pueblo de La Rambla. Nueve sotanas negras, cada una con su correspondiente sobrepelliz, para el cuerpo de acólitos, un ropón para el pertiguero y cuatro sotanas negras, cada una con su correspondiente esclavina negra y roquete, para los monaguillos. Todas han sido confeccionadas por el propio taller de costura de la hermandad. A ello hay que sumar la realización de un nuevo libro de reglas.