La Providencia abre una etapa histórica


El crucificado de la Trinidad llega en vía crucis a la Catedral, donde se convierte en la primera imagen que transita por la segunda puerta

El Viernes de Dolores ha culminado la víspera de la que será una Semana Santa histórica para Córdoba. El inicio de una nueva etapa para las cofradías que se materializaba este martes con la apertura de la segunda puerta y que, con el discurrir del Cristo de la Providencia por el vano de la nave 17, dejaba la primera gran estampa de un hecho, deseado y trabajado a partes iguales.

Cristo de la Providencia./Foto: Jesús Caparrós
Cristo de la Providencia./Foto: Jesús Caparrós

La iglesia de San Juan y Todos los Santos asistía a la salida del crucificado que, en este 2017, cumple tres décadas desde que saliera de las gubias de Luis Álvarez Duarte, por encargo de Antonio Gómez Aguilar. Así, el fundador de la Obra Pía caminaba en el recuerdo de cada estación del vía crucis que dirigía sus estaciones hacia el primer templo. En el rostro sereno y firme de la Providencia se mezclaban el dolor y el mensaje esperanzado de la resurrección con la primavera que abrirá su brazos a la Pascua. Antes, el Viernes de Dolores dejaba la claridad de una noche que se perfumaba de azahar, al entrar al Patio de los Naranjos, por la Puerta del Perdón, para reproducir el itinerario que, tras la misa de las palmas comenzarán a recorrer las 37 cofradías que darán forma a la Semana Santa.
En San Lorenzo, el Remedio de Ánimas se erigía en el paso, sobre su velo de tinieblas que es alfa y el omega, principio y fin; mientras que en San Agustín, la piedad póstuma de Juan de Mesa retomaba los orígenes de la devoción cordobesa. Camino de la Trinidad y escoltado por los miembros de su fraternidad, el Cristo de la Providencia ya había abierto las puertas de la Catedral, el Arco de las Bendiciones que contemplará, durante la semana que aguarda, cómo reza la ciudad en su templo mayor, ante el Santísimo, en comunión con su Iglesia. En la forma en que lo han hecho los hermanos de la Providencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here