Francisco Mellado despierta al Gran Teatro


El pregonero desata aplausos, durante una intervención en la que ha empleado todos los registros, incluidos la critica y la denuncia de actos y actitudes tanto de las cofradías como de externos

El Gran Teatro ha vibrado y despertado al aplauso y la ovación. Francisco Mellado ha alzado su voz para denunciar, ante alcaldesa y concejales, la actualidad que afecta a las cofradías. A ello se han unido partes emocionantes y repletas de lirismo. Y todo a través de un recorrido que se ha iniciado en el Domingo de Resurrección para concluir en el de Ramos.
Miguel Ángel de Abajo ha comenzado su presentación subrayando el valor de la palabra. “Os propongo concentración para un acto que se centra en la palabra y esta llegue al entendimiento y al corazón”. El presentador ha repasado los comienzos del pregonero, “mi amigo”, en la hermandad de la Merced.

img_3163
Francisco Mellado./Foto: Jesús Caparrós

“Cuando se hizo público el nombramiento, los primeros en felicitarlo materialmente fueron los presos del centro penitenciario”, ya que Mellado pertenece a la Pastoral Penitencia. Así, de Abajo ha mostrado el tríptico que estos le regalaron y que ha estado en el altar que ha presidido el escenario. Una presentación emotiva y fundamentada que ha despertado una fuerte ovación.
“¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?” Con el Resucitado y la Virgen de la Alegría, ha iniciado su intervención el pregonero. Así, ha explicado que la Semana Santa no concluye, sino que se inicia en el “tiempo que va de la Pascua a los Ramos”. A raíz de ese momento, el pregonero ha hecho un recorrido por ese tiempo que lleva al incienso, en un calendario que se ha detenido en la festividad de la Fuensanta. Desde la que ha desgranado un itinerario espiritual que ha caminado por las imágenes de la Piedad, Rosario, Rocío y Lágrimas y Merced. “La Virgen del Mayor Dolor es una rosa escondida”, ha proseguido Mellado, quien ha descrito a la dolorosa del Miércoles Santo, a través de los sones de “Mater Mea”.
img_3161
Francisco Mellado./Foto: Jesús Caparrós

Uno de los momentos más emocionantes se ha producido al recordar a algunos de los cofrades difuntos. Los mismos han sido encomendados al Remedio de Ánimas, “que nos recuerda que estamos de paso”. El estructurado discurso ha tenido la respuesta del público en forma de ovación.
“Ay Virgen de la Concepción concedeme la gracia de estremecerme contigo un año más”, ha continuado Mellado, para resaltar a la camelia de Santiago con su palio fundiéndose con la Catedral. Especialmente intenso ha sido el momento en que Mellado ha tenido palabras para las esperanzas. Así, para la de Vida, Dulzura y Esperanza Nuestra. “Querer es poder”, un mensaje contundente, sin ambages, que ha marcado la posición sobre su apoyo decidido a la hermandad de las Palmeras. A partir de ahí, el calendario ha conducido a Mellado a la festividad de la Epifanía, donde ha reivindicado la “eso que llaman cabalgata y que solo tiene dos carrozas que le den sentido”.
Los vítores del patio de butacas se han sucedido con cada afirmación de Mellado, ante la alcaldesa. Hasta en tres ocasiones los aplausos han aflorado espontáneamente con cada frase contundente, que ha denunciado un acto devaluado y al que dan el toque religioso los sones de la banda del Amor y de la Coronación de Espinas. El calendario ha avanzado, en ese momento hacia Capuchinos, hacia la Virgen de la Paz, de la que ha valorado como una “devoción que ha alcanzado a otras centenarias”.
img_3164
Autoridades./Foto: Jesús Caparrós

La.critica interna tampoco ha faltado en las palabras de Mellado. “Hermanos de toda la vida que solo vienen el día de salida”, una expresión que ha vuelto a despertar al patio de butacas y las plateas. Tras ello, el pregonero no ha dudado en centrar su mirada en quienes “atacan a cofrades desde las redes sociales”. Como tampoco ha dudado en señalar la relación, en ocasiones compleja, con los consiliarios. “Algunos se presignan cuando las hermandades llaman a su puerta”. Por ello ha recordado la necesidad de saber que todos son parte de la misma realidad.
Especialmente intensa ha sido la defensa de la Catedral. Mellado ha levantado al Gran Teatro una y otra vez en las ovaciones que se han sucedido, tras cada afirmación del pregonero, que ha elevado su voz contra quienes han cuestionado el templo, con desconocimiento y amparándose “en una supuesta libertad de expresión y tolerancia. A aquellos que no saben que es un fleco de bellota y que creen que un retranqueo es una enfermedad intestinal”, risas y aplausos han brotado por igual.
“Será una luz de nostalgia y de triunfo. ¿Te acuerdas Señora mía?” La parte final pregón de Mellado ha sido especialmente emotiva, en torno a la Virgen de la Merced y hacia la que ha vuelto su rostro para contemplarla y recitarle hermosos versos que, llebos de esa melancolía, han celebrado el regreso de la hermandad al primer templo de la diócesis. Así, a través de numerosas imágenes como las del Rosario, Trinidad o Salud, Mellado ha resaltado la labor social de las hermandades, realizando una comparativa entre la plata y el oro que reluce en las insignias de hermandades, contraponiéndolas con la obras que atienden a los más necesitados. “Lo hacen en locales de la Iglesia, que ningún concejal recién llegado que no protesta por su matriculación.
Con una defensa convencida de la Madrugada perdida, de la que solo goza la Buena Muerte, Mellado ha llegado a las prohermandades y al Sábado de Pasión. La semana de Pasión y el Viernes de Dolores han marcado la arte final de un pregón que ha desembocado en San Lorenzo, ante la radiante luz del Domingo de Ramos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here