La solidaridad tiene premio para dos hermandades

60

Las cofradías de la Agonía y de la Sangre han sido reconocidas por su labor social, los premios "Pasión Solidaria"

La acción social es uno de los emblemas de las hermandades. Y la misma ha sido reconocida, mediante los premios Pasión Solidaria que otorga la Cadena Ser. La distinción ha recaído en las hermandad de la Agonía, mientras que la de la Sangre ha sido reconocida con el accésit. La Obra Social de la Caixa, el Hospital La Arruzafa, El Parque Joyero, la Escuela de Joyería y por supuesto, la Agrupación de Hermandades fueron piezas fundamentales en la quinta edición de esta entrega.

hermandades
Acto de entrega de los premios “Pasión Solidaria./Foto: Luis A. Navarro

La corporación del Barrio del Naranjo recibe el reconocimiento a una acción social muy intensa y que abarca distintos ámbitos. Algunos de los mismos quedan reflejados, por ejemplo, en la semana solidaria que, en el mes de septiembre, llevan a cabo en favor de proyectos para Zimbabue.  Así, en ediciones anteriores se recaudaron fondos para la construcción de un salón multiusos, la puesta en marcha de un sistema de regadío para seis hectáreas, se becaron los estudios de 30 escolares o se construía el Hogar El Amanecer y se remozaba su instalación eléctrica. En 2016, el propósito de la corporación del Martes Santo consistió en financiar la ampliación del área de desnutrición de la pediatría del centro sanitario de Kariyangwe, que era necesaria debido a que la sequía afectaba a numerosos niños por enfermedades como la malaria, diarreas o el VIH-SIDA.
Otros apartados de corte asistencial realizados por parte de la corporación que dirige Carlos Recio consistieron en ganar el Jubileo de la Misericordia para los encarcelados, por medio de una celebración litúrgica que tuvo lugar en la Catedral. Al que e suma el proyecto Refugio María Auxiliadora para jóvenes sin hogar. Esta iniciativa consiste en el sostenimiento de dos pisos que coordina la hermandad del barrio del Naranjo y que alberga a 11 chicos, mayores de 18, que se encuentran en riesgo de exclusión social.
Por su parte, la hermandad del Císter lleva a cabo un innovador programa de músicoterapia para niños que se encuentran ingresados, por distintas patologías, en el Hosptital Universitario Reina Sofía. Con sesiones realizadas semanalmente, la actividad que se desarrolla consiste en el uso de la música, y de las actividades relacionadas con ésta, en un contexto terapéutico con el objetivo de estimular, mejorar o recuperar el correcto desarrollo motriz, cognitivo, social y emocional de éstos. Así, en una sesión de musicoterapia, mientras el pequeño la realiza cantando y tocando instrumentos, el musicoterapeuta pretende conseguir que sea capaz de mantener la atención, que articule mejor las palabras o que construya las frases correctamente. También se puede fijar el objetivo de controlar la hiperactividad del niño, mejorar la conducta o aumentar la autoestima en situaciones emocionalmente difíciles. Además, la corporación de Capuchinos alcanzaba, en fechas recientes, un acuerdo de colaboración con el Centro de Atención Infantil Temprana (CAIT) de la Universidad de Córdoba (UCO) para impartir un taller de musicoterapia a niños de entre cero y seis años que padecen trastornos de desarrollo.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here