Las Angustias amplía su patrimonio con un broche en forma de corazón


La pieza, donada por un grupo de hermanos y devotos, ha sido realizada por el orfebre cordobés jesús Amaro y bendecida al término de la misa de hermandad.

Broche pectoral./Foto: Hermandad de las Angustias
Broche pectoral./Foto: Hermandad de las Angustias

La nueva pieza que amplía el rico patrimonio de la hermandad de las Angustias ya es una realidad. Así, el broche pectoral, en forma de corazón, que ha realizado el orfebre cordobés Jesús Amaro y que han donado un grupo de hermanos y devotos de la Virgen de Juan de Mesa, ya ha sido presentado. Se trata de una obra ejecutada en plata de ley y bañada en oro de 24 kilates. Llama la atención el anagrama del Ave María, que está cubierto por un baño de oro blanco, con incrustaciones de piedras semipreciosas y cristales Swarovski. El pectoral elaborado por Amaro destaca por la minuciosidad que presenta cada una de las piezas. Ésta se puede apreciar en la corona que remata el broche y que es flanqueada por dos ángeles.
La obra viene a sumarse al rico patrimonio, en cuanto a orfebrería se refiere, que posee la corporación de San Agustín. Así, uno de los elementos de mayor valor es el limosnero de plata, de 1814. Se trata de la pieza de este más antigua que posee la cofradía y fue un regalo del hermano mayor, Cristóbal García de Paredes. Éste dedicó un gran esfuerzo en pos de restablecer el acervo de la institución, que había desaparecido tras la invasión francesa.
La antigua vara de hermano mayor, de Diego de Vega (1815) o la valiosa diadema que realizara José Aumente, son otras piezas de incuestionable valor. Esta última fue elaborada por encargo de Manuel Nieto Revuelto y destaca por haber sido ejecutada en plata fina repujada y dorada con 12 estrellas de brillantes, montados sobre platino y una cruz central del mismo metal e iguales piedras, teniendo además la tal diadema intercalados en el dibujo unos pasadores de pedrería montados sobre platino, con un total de 700 piedras de brillantes, amatistas y perlas. La pieza sufrió diversos avatares, para en 2009 ser devuelta a su aspecto original, tras un cuidadoso proceso de restauración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here