"Échale peso al paso"


La hermandad de la Presentación al Pueblo celebra un ensayo solidario en el que contará con el acompañamiento de la agrupación musical de la Sagrada Cena

Foto: Jesús Caparrós
Foto: Jesús Caparrós

Échale peso al paso. Con este lema, la hermandad de la Presentación al Pueblo llevará a cabo este sábado su ensayo solidario, por las calles de la feligresía de San Vicente Ferrer, en el barrio de Cañero. Un acto cargado de compromiso al que se ha sumado la agrupación musical de la Sagrada Cena. Se trata de una de las formaciones que han participado en más actos con fines benéficos durante esta Cuaresma.
Los costaleros que dirige José Alarcón comenzarán su andadura, a las 11:00, en la plaza de Cañero, para continuar por Joaquín Benjumea, Concilio de Nicea, Joaquín Benjumea, Dulcinea, Federico Mayo y Concilio de Nicea. El recorrido caritativo de la cuadrilla del Señor de los Afligidos proseguirá por Don Teodomiro, Don Quijote, Federico Mayo, Funcionario Lázaro Navajas, Hermano Juan de Dios, para alcanzar Poeta Antonio Arévalo. Desde ese punto avanzarán de nuevo por Joaquín Benjumea y seguir por Fernando Camacho, Periodista Aguilera, Funcionario Lázaro Navajas y realizar la entrada.
Cabe recordar que la hermandad de vísperas volvía a dar muestra del crecimiento que la corporación ha experimentado, desde su fundación en el barrio de Cañero. La última muestra de ello tenía lugar con motivo de la igualá de la cuadrilla del Señor de los Afligidos que, con la asistencia recibida, puede calificarse de auténtico éxito. Así, a la cita acudieron 126 personas, entre aspirantes y miembros de la misma. Y, como explicaba su capataz, el número de cierre fue de 96. Por ello, el responsable de dirigir el paso, durante la estación de penitencia manifestaba su pesar por quienes no consiguieron entrar. “Lo siento mucho por los que se tuvieron que quedar fuera”, subrayaba.
Alarcón, también hacía extensivo su agradecimiento y el de la hermandad “a todos los que asistieron”. De tal manera que ponía de relieve que “es de destacar el magnífico comportamiento de toda la cuadrilla durante la igualá. Y el silencio y respeto que mantuvieron hasta que finalizó la misma”. La respuesta obtenida va en sintonía con el patrimonio humano que arropa a la corporación de San Vicente Ferrer. El mismo quedaba de manifiesto en el elevado número de integrantes que formaron parte del cortejo procesional de la cofradía en 2016, y que para este año todo apunta a que seguirá en esa dinámica.