Eva Contador: "Todas las vidas merecen ser vividas"


El aula donde la periodista cordobesa Bárbara Castro pasó tantas horas estudiando Ciencias de la Información ha sido el escenario escogido, para el acto de entrega del “Premio Bárbara Castro, un corazón de Madre”. El mismo ha recaído en la cordobesa Eva Contador, quien ha agradecido a los padres de Castro este reconocimiento y ha realizado una defensa de las personas que, como su hijo, sufren una discapacidad. Por ello, no ha dudado en señalar “todas las vidas merecen ser vividas”.

Eva Contador
Eva Contador./Foto: LVC

Contador ha señalado que para ella, recibir este premio “es un honor”, ya que supone “dar importancia a lo que verdaderamente la tiene. Es fundamental otorgárselo a la familia y a la vida, sobre todo, en los momentos que vivimos hoy en día”. Asimismo, esta madre ha hecho extensivo su reconocimiento al CEU por la difusión que le ha dado porque “a la gente joven le hace falta los valores fundamentales de siempre, que se están perdiendo”. Además, Contador ha tenido emotivas palabras para su familia, “ya que ellos son los que realmente me han enseñado a ser madre”. Y ha hecho un llamamiento a las personas que, “cuando se cruzan por la calle con alguien que tiene discapacidad, que piensen que somos más que unas ruedas o unas muletas. Nadie es menos por tener una discapacidad”.
La secretaria general del Instituto CEU de Estudios la Familia, María Bellido, ha reconocido la estrecha colaboración con los padres de Castro para la instauración de este premio. Relación que, como ha indicado “espero que dé muchos frutos”. Bellido ha explicado que les han llegado numerosos casos de experiencias de maternidad vividas con dificultad y, “pese a ello, priorizar la defensa de la vida y vivirla con esperanza”. Así, no ha dudado en asegurar a Contador que “vuestra historia nos ha conmovido. El premio es a una mujer, porque es ‘a un corazón de madre’, pero está enmarcada en una familia”. Por ello, ha subrayado que “vuestra vida es un ejemplo de lucha y entrega, ante la discapacidad y las divergencias funcionales que tienen vuestros tres hijos. Eva afrontáis con esperanza y fe la vida cada día y, por todo ello, has sido galardonada con este premio”.
Con la presensecia de los responsables del CEU y del obispo de Córdoba, especialmente emotiva ha sido la intervención del que fuera compañero de trabajo de Castro, José Juan Jiménez Güeto. El sacerdote ha recordado las características que construyeron en Bárbara una personalidad difícilmente repetible. Y ha puesto énfasis en su carácter entusiasta. “Para Bárbara no había horas ni días de descanso. Tras una semana dura de trabajo terminábamos el programa de COPE y cogía un tren para venir a esta casa y preparar su doctorado”. Sentidos y hermosos recuerdos que Jiménez Güeto ha confesado imaginar a Castro en el cielo con “la pluma de la divinidad con la que seguirá escribiendo crónicas, siendo ahora la periodista más angelical y sublime: aquella que contará la verdad de la eternidad”.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here