Así fue la visita del cardenal Rouco Varela a Córdoba


La celebración de la solemnidad de San José en el Seminario y las charlas a los alumnos de Derecho y Magisterio marcaron la intensa agenda del cardenal

Córdoba recibía este lunes una visita muy especial. Se trataba del cardenal, expresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y arzobispo emérito de Madrid, Antonio María Rouco Varela. Su llegada, que culminaba con la inauguración de la 22 edición de la Semana de la Familia que organiza la diócesis de Córdoba, servía además para que presidiera la celebración de la solemnidad de San José en el Seminario. A ello hay que sumar las respectivas charlas que impartió a los alumnos de la facultad de Derecho y a los del centro de Magisterio Sagrado Corazón.

Varela
Antonio María Rouco Varela./Foto: Jesús Caparrós

La jornada comenzaba en la capilla del Seminario Mayor San Pelagio, donde el cardenal presidió la solemnidad en honor al patrón de los noviciados. Allí el arzobispo emérito resaltó la figura de San José, como maestro del celibato y pidió a los seminaristas que lo tengan como modelo de santidad. Posteriormente, el que fuera presidente de la CEE aprovechó la oportunidad que ofrecía esta visita para adentrarse en el ámbito de la universidad. Así, Rouco Varela pudo exponer a los alumnos un interesante análisis sobre la situación de las relaciones Iglesia-Estado. Y es que, como indicaba el obispo de Córdoba durante la presentación de su ponencia en el salón de actos del Palacio Episcopal, se trataba de una oportunidad de disfrutar de “su testimonio y sabiduría, como han hecho a lo largo de esta jornada los alumnos de la facultad de Derecho y de Magisterio del Sagrado Corazón”.
La interesante ponencia titulada, Matrimonio y familia en el Concilio Vaticano II. 50 años despuésponía el broche a esta interesante jornada. Durante la misma, Rouco Varela incidía en la urgencia de “hablar sobre la familia, tras los dos sínodos realizados bajo el pontificado del Papa Francisco”. En consecuencia, el cardenal exponía que “la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia proviene de la Revelación”, subrayando los textos de San Mateo y la Carta a los Efesios. A partir de esos dos pasajes arranca todo lo que la Iglesia ha transmitido. “Lo ha hecho durante 2.000 años y en momentos muy difíciles, como en el contexto que se produce con Martín Lutero; o movimientos filosóficos como la Ilustración”, enfatizaba. “Nunca hubo una ruptura en la evolución de esa doctrina”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here