Las cinco túnicas de Rafael de Rueda


túnica Rueda
Diseño de la nueva túnica del Señor de la Humildad y Paciencia, diseñada por Rafael de Rueda.

La presentación de la que será la nueva túnica que vista al Señor de la Humildad y Paciencia es la quinta pieza, de este tipo, que dibuja el conocido diseñador cordobés, Rafael de Rueda. La misma se une a las realizadas para los titulares de las hermandades de la Santa Faz, Sentencia y Esperanza de Córdoba, así como la recientemente estrenada de la cofradía de los Gitanos. Tres de ellas surgen del genio del creador cordobés, mientras que en las del Señor de la Salud y el Nazareno de la Trinidad, el artista realizaba dos interesantes interpretaciones de diseños y piezas históricas.
De marcado estilo romántico y corte decimonónico, la túnica que la Santa Faz estrenaba hace un lustro era la primera que de Rueda dibujaba para una imagen de su ciudad. Se trata de una pieza con bordados adquiridos en un anticuario, donde el diseñador materializó un dibujo que mostraba su amplio conocimiento y dominio de la técnica, a la hora de materializar y armonizar todo un conjunto de piezas, con la complejidad que ello implica. De igual modo, la túnica realizada por sucesores de Elena Caro para el Señor de la Salud y que reproduce la pieza decimonónica quemada en la Guerra Civil, volvía a mostrar la capacidad de Rueda. Una recuperación que, hace tan sólo unos años hubiera sido impensable y que, sin embargo, gracias a la labor de artistas como el cordobés, el cofrade se puede asomar al balcón del pasado y disfrutar como lo hicieron los devotos del Señor de San Román hasta hace poco más de tres cuartos de siglo.
En la cuaresma de 2016 se presentaba la túnica donada por los costaleros de Nuestro Padre Jesús de las Penas. La pieza realizada por el bordador astigitano Jesús Rosado, también surgió de la creatividad de Rafael de Rueda. En la misma se puede apreciar una de las fuentes estilísticas del diseñador, el sevillano Juan Manuel Rodríguez Ojeda. Se trata de una obra en la que predominan las líneas elegantes y esbeltas de una composición que se aleja de la sobrecarga de elementos decorativos. Y en aquellas fechas, la hermandad de la Sentencia daba a conocer la espectacular túnica de los Dragones. El ingenio del creador, sumado a la labor realizada por el bordador Francisco Pérez Artés, ofrecían un resultado que ha sido de los más celebrados durante los últimos años.
Respecto a la túnica de Humildad y Paciencia, el autor ponía de relieve el color escogido para la pieza, “puesto que todo dibujo debe mantener un lenguaje y, en este caso, la tonalidad roja se relaciona directamente con la liturgia del día”. Con un profuso exorno floral, la característica fundamental que ha conseguido de Rueda va más allá de la simetría. Así, a partir del galón de la parte inferior, el artista ha conseguido crear una estructura que dialoga con todas las partes de la pieza. Ello significa que el dibujo prosigue su hilo estructural tanto en la cintura como en la parte del pecho, mangas y remate de los puños. Un logro que, pese a recordar de manera inevitable la aritmética juanmanuelina, no deja deja de mostrar una evolución significativa en el estilo personal del creador cordobés, quien ha logrado, a su vez, mantener una línea estilística similar a la de la saya que pronto estrenará María Santísima de la Paz y Esperanza.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here