Tres generaciones de costaleros en el pregón de Antonio Morales


El capataz de la Paz se prepara para pronunciar el pregón del costalero "Ciudad de Córdoba", en el que estará presente su dilatada trayectoria, que se remonta a la década de 1980

La trayectoria bajo las trabajaderas del pregonero del costal, Antonio Morales, recorre tres generaciones que han dotado de la forma y carácter actual, que posee este ámbito de las hermandades. Este bagaje se verá reflejado el sábado 25 de marzo, a las 21:00 en la iglesia de la Trinidad, cuando pronuncie la exaltación que estará amenizada por la banda de cornetas y tambores Ciudad de Córdoba. Días antes del evento, Morales ha recibido las pastas que acreditan el acto de mano de los organizadores del mismo.

Acto de entrega de las pastas del pregón a Antonio Morales./Foto: Rafael Soto
Acto de entrega de las pastas del pregón a Antonio Morales./Foto: Rafael Soto

En un emotivo encuentro, el capataz de la Paz recibía una distinción que premia una trayectoria que Morales comenzó, como señala Morales “muy pronto, con 14 años, y me desenvolvía con gente más mayor, de 18 y 20. Eso y la salud me han permitido llevar más de tres décadas en este mundo”. Sobre este recorrido vital, el segundo de responsable de la cuadrilla de María santísima de la Esperanza reconoce que “se percibe la evolución, que también afecta a uno mismo. Empecé en una época en que todavía las cuadrillas olían a profesional, aunque salías en tu hermandad, prestabas tus servicios en otros sitios por necesidad”. Mientras que, hoy en día, “las cosas han cambiado, pero la esencia hay todavía quien la mantiene, capataces que la mantienen y algunos románticos que, habiendo adquirido capacidad técnica, guardamos aquella filosofía”.
Otra de las facetas que Morales pone de relieve sobre la figura del costalero radica en que “es asimilable a cualquier otro tipo de relación humana que tengas a nivel de grupo, siempre que sea directa y sincera”. Al hilo de esta afirmación explica que “además, debe tener la connotación de que, a nivel físico, sea extrema”. Y es que “el duende que tiene el mundo del costal consiste en que en esos momentos sale lo mejor o lo peor de cada uno. Siempre que se tenga claro el significado que tiene porque estamos dando vida a la devoción de mucha gente”.
Finalmente, sobre el pregón que tendrá lugar en apenas una sema, Morales confiesa que le “apetece mucho contar la esencia del costalero, alabar las virtudes de este oficio y expresar en lo que creo que se está desviando. No se puede ser, a día de hoy, solo un costalero de fe, pero tampoco un costalero de afición”. Por tanto, para el capataz y costalero “lo primero es el norte que nos debe guiar, pero es también un oficio que requiere de una técnica. Me gustaría expresar qué somos, de dónde venimos y hacia donde creo que debemos ir”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here