Provocaciones por un minuto de audiencia


Una rueda de prensa sin autorización de los responsables de Podemos y Ganemos, así como el comunicado de la asociación Puente Romano politizan la Cuaresma

No era martes 13, pero casi. Varios responsables de Podemos y su marca blanca, Ganemos Córdoba, se citaban frente al andamio que cubre las labores de desmontaje de la celosía, para ofrecer una rueda de prensa donde no se concretaron medidas y sirvió para realizar una muy particular interpretación de la Ley de Patrimonio de Andalucía. También para que el Cabildo Catedralicio se viera obligado a emitir un comunicado, en el que especificaba que, la forma de proceder llevada a cabo por los representantes de las formaciones de izquierda, constituía una falta de respeto y una provocación hacia una institución que lleva casi ocho siglos gestionando un monumento abierto a todo el mundo y donde se desarrolla una intensa actividad en beneficio de la sociedad cordobesa”.

Turistas en el Puente Romano. / Foto: LVC por
Turistas en el Puente Romano. / Foto: LVC

Antes de que acabara el 14 de marzo, la asociación de vecinos Puente Romano lanzaba, vía comunicado, una advertencia velada, al señalar que “la junta directiva de la asociación no puede garantizar que no se produzcan movilizaciones durante el desarrollo de la Semana Santa, si se impide el paso peatonal por los mencionados puentes”, en referencia al Romano y al de Miraflores, obviando el de San Rafael por el que discurrirá la hermandad del Descendimiento en la jornada del Viernes Santo. El colectivo vecinal aprovechaba para “denunciar públicamente el oscurantismo con que el gobierno municipal viene llevando estas negociaciones con la Agrupación de Cofradías”. No obstante, ambas instituciones han ido informando cumplidamente de las reuniones mantenidas y, en el caso de la cofrade, esta ha rendido cuentas además ante sus representados, las hermandades. Sin embargo, a ello sumaba su queja, ante la falta de respuesta a sus reclamaciones por parte de diversas áreas de la corporación municipal.
Por su parte, horas antes tenía lugar el sorprendente proceder de los representantes de las formaciones hermanas de izquierda en el recinto catedralicio. En el acto participaban la portavoz de Podemos en el Parlamento de Andalucía, Lucía Ayala, así como su homólogo municipal de Ganemos, Rafael Blázquez. En sus intervenciones se vertían interpretaciones, muy particulares, de la Ley de Patrimonio de Andalucía para señalar que, en su opinión, se está incumpliendo, cuando es, precisamente, la normativa gracias a la cual se ha concedido la licencia. A ello hay que sumar que se ha mezclado la cuestión de la celosía con la de las inmatriculaciones.
El Cabildo no tardó en pronunciarse y puso de relieve, entre otros muchos aspectos, que “dicha rueda de prensa se ha llevado a cabo sin autorización ni notificación previa a la institución”. Una actuación de notable gravedad que se ha acentuado, tras la invitación por parte del Cabildo “a los miembros de la formación política a que sus manifestaciones se efectuasen en el exterior del recinto, a lo que dichos integrantes han hecho caso omiso”. Una provocación -así lo calificó la institución capitular-, que, sin base legal que sustente el argumentario de estas fuerzas políticas puesto que los organismo civiles competentes ya se pronunciaron, no deja de recordar a una campaña de imagen.