El obispo a las cofradías: "Preparad vuestra alma porque no basta la túnica"


El encuentro anual de las hermandades de la diócesis con el prelado ha culminado con la celebración de la misa en la Catedral en la que el prelado ha reiterado su gratitud a las cofradías

El obispo ha mantenido en la jornada de este domingo el encuentro con las hermandades y cofradías de la diócesis. Una intensa jornada en la que se han dado a conocer los detalles que depara el gran encuentro de laicos, que tendrá lugar el próximo mes de octubre. Asimismo, el punto central de esta reunión ha tenido lugar en la Catedral, por medio de la celebración de la misa, donde el prelado ha comenzado agradeciendo a las corporaciones la labor que realizan.

obispo
Asistentes al encuentro en el salón de actos del Palacio Episcopal./Foto: LVC

La homilía del obispo ha comenzado haciendo alusión a la transfiguración del Señor, “en el que Dios nos presenta a su Hijo amado”. Así, ha subrayado que “Jesucristo debe ser el centro de nuestra vida, durante la Cuaresma”, ya que él “nos abraza en nuestro arrepentimiento”. Por ello, el prelado ha puesto de relieve que “en el cristianismo el centro lo ocupa una sola persona, que se ha acercado hasta nosotros como hombre”. Aprovechando el encuentro con las cofradías de la diócesis, Demetrio Fernández ha destacado, además “cuántas bellas imágenes tienen las hermandades del momento de la Pasión, cuántas bellas imágenes de Jesús”.En consecuencia, “Cristo no quedará oculto en el sepulcro, sino que resucitará”, y de esos acontecimientos “hablan nuestras imágenes”. En ese camino siempre está María, “con dolor o con alegría”.
“Lo que ha quedado plasmado en esas imágenes es una realidad viva en la eucaristía”, ha explicado. Lo que ha servido al obispo para desentrañar que “Jesús mostró la gloria de la divinidad en el Monte Tabor. Y las cofradías, como Pedro, deben pensar ¡Qué bien se está aquí!”. Por tanto, ha puesto de relieve que “Dios nos pide que escuchemos a su hijo, que le sigamos y nos lleva por caminos desconocidos, pero siempre acompañados por él”.
La parte final de la intervención del prelado ha ahondado en el sentido que ha de primar en las hermandades. Motivo por el que ha destacado que “estar con Jesucristo en nuestras cofradías nos trae muchas satisfacciones, pero también algunos esfuerzos”. En este sentido, no ha olvidado que “María nos alienta y nos consuela en el camino de la vida”. Así, ha concluido exhortando a los cofrades a “preparar vuestra alma porque no basta la túnica. Tened entre vosotros los sentimientos que Cristo tenía: Amor a Dios y amor a los hombres”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here