Lleno absoluto en Capuchinos para escuchar música procesional


La plaza de Capuchinos ha vivido este sábado uno de esos momentos que, los aficionados a la música procesional, marcan en rojo en el calendario. Cinco formaciones han llenado, con sus pasacalles e intervenciones, un enclave que ha estado repleto de público para disfrutar del quinto certamen de marchas procesionales Humildad y Paciencia. Así, bandas de cornetas de Nuestra Señora del Rosario de Linares, Caído y Fuensanta y Coronación de Espinas de Córdoba han formado parte de un cartel, que se ha completado con las agrupaciones musicales de la Sagrada Cena de la capital y la de Jesús Caído de Montoro.

Capuchinos
Momento de la actuación de la agrupación musical de la Sagrada Cena./Foto: Luis A. Navarro

El interesante elenco de formaciones escogidas para este evento, desarrollado en Capuchinos, no ha defraudado y ha tenido varios puntos de interés. Así, la agrupación montoreña, cuyo origen se remonta a 1963, cuando se funda bajo la denominación de banda de cornetas y tambores, cuyo impulsor fue Tomás Romero Pons y la cual estaba influenciada por el estilo militar. Tras varias etapas de esplendor en la que actuó en ciudades como Cádiz, Córdoba y demás rincones de la geografía andaluza, en 1994 se convierte en la actual agrupación musical. La misma ha causado una grata impresión entre los asistentes, que viene a demostrar el halagüeño horizonte que espera a este conjunto.
La otra formación de fuera de la capital, Rosario de Linares, ha vuelto a dejar patente los continuos avances que experimenta. Así, en su actuación ha demostrado que, al igual que sucediera en las estaciones de penitencia de 2015 y 2016 junto al Señor de la Humildad y Paciencia, la banda es una apuesta segura. Al igual que sucede con las otras tres formaciones cordobesas. Éstas presentan perfiles diferentes que, en el caso de la Sagrada Cena, la fundada de forma más reciente, se halla en pleno proceso de expansión, el cual está quedando patente en el considerable número de actuaciones que ha llevado y llevará a cabo durante la cuaresma de 2017. Por su parte, tanto Caído y Fuensanta como Coronación de Espinas presentan una trayectoria homogénea, que ha sido atestiguada en una plaza de Capuchinos abarrotada de aficionados. Allí, las cornetas de San Antonio de Padua han desgranado su afinado estilo que, pocas horas más tarde, resonará de nuevo ante su titular, en una jornada maratoniana. Mientras que Caído y Fuensanta ha plasmado su versatilidad, hecho que ha llevado a la banda a vivir un momento dulce, dentro de la música procesional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here