Antonio Salmoral desvela si fue ilegal el proceso hebreo a Jesús


El magistrado titular del Juzgado Contencioso Administrativo desgrana el momento proceso jurídico-religioso representado por Jesús de la Redención

Antonio Salmoral García, magistrado titular del Juzgado Contencioso Administrativo número 4 de Córdoba, pronunció una conferencia sobre el proceso religioso de Jesús, centrado especialmente en su comparecencia ante Caifás, momento que representa el paso de misterio de la cofradía. El acto se enmarca en las jornadas de celebración del XXV aniversario de la imagen.
Vecino del barrio, antiguo costalero de Buena Muerte y vinculado a la cofradía, el magistrado comenzó acreditando documentalmente la realidad histórica del proceso de Cristo, un profeta judío del que se decía que era rey de los judíos. Proceso que hay que entenderlo en el momento histórico de la actual Palestina, sumida en el pesimismo antropológico y el nacionalismo exacerbado.

Salmoral
Nuestro Padre Jesús de la Redención./Foto: LVC

Ante un numeroso público, entre el que se encontraban numerosos compañeros de profesión, el ponente analizó la situación política y antropológica del momento de la vida de Cristo, y hasta que punto su doctrina y proceder se opone a la ortodoxia judía. Argumentó la existencia de una doble línea de actuación contra Cristo la popular y oficial, apoyándose para ello en los intentos de lapidación y las reuniones del Sanedrín, y profundizó en la figura de Caifás, y su protagonismo, fruto de su habilidad política. Su
Salmoral analizó los cargos derivados de la atribución de dignidad regia y mesianismo, y su apoyo en hechos como la expulsión de mercaderes curaciones y milagros. Sería la blasfemia de considerarse Mesías e hijo de Dios la circunstancia determinante del proceso, tras el silencio ante Anás.
En la segunda parte, afrontó las incertidumbres del misterio representado: ¿Se discutió una pena capital? El magistrado explicó que, si bien la mayoría de autores insisten en que la condena es romana, por considerarse rey, otros como Paul Winter defienden la capacidad judía para sentenciar a muerte, amparándose en los martirios y lapidaciones, en caso de atentado contra la ley mesiánica. En cualquier caso, es un doble proceso hebreo y romano, surgiendo del primero la necesidad de la participación imperial,, al menos sancionando el procedimiento. La propia forma de morir es inequívocamente romana.
¿Fue ilegal el proceso hebreo? Salmoral relató que estaban prohibidos los juicios de noche. No parece que hubiera defensa, plazo de descargos ni advertencias testimoniales. Por ello se defiende tradicionalmente la gran irregularidad del procedimiento, si bien otras teorías matizan esta situación. Estas y otras explicaciones fueron desgranándose durante cincuenta minutos, momento en que Salazar concluyó invitando a los presentes a mirar durante la cuaresma al que crucificaron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here