Solidaridad en el Círculo, con destino a Bangassou


La Fundación Bangassou organiza una comida benéfica en el Círculo de la Amistad para recaudar fondos para financiar el proyecto de la Escuela Taller de Soldadura

El próximo sábado, día 11 de marzo, la comida se transforma en solidaridad y viaja directamente a la ciudad de la República Centro Africana de Bangassou. El motivo es la comida benéfica que, desde la Fundación Bangassou, se ha organizado en el Círculo de la Amistad de Córdoba con el objetivo de recaudar fondos y financiar el proyecto de la Escuela Taller de Soldadura que la Fundación ha creado en esta ciudad. Según ha explicado el fundador de esta asociación, Juan José Aguirre Muñoz, “llevamos 18 años celebrando esta comida benéfica y todos los años anteriores hemos obtenidos muy buenos resultados”. En cuanto a los proyectos, “son decididos por el grupo de sacerdotes y por mí para ver cuáles son más prioritarios”.

Descarga los contenedores de ayuda para Bangassou de 2015./Foto: LVC
Descarga los contenedores de ayuda para Bangassou de 2015./Foto: LVC

En concreto, sobre el proyecto de este año, Aguirre ha aclarado que “la escuela ya está creada pero son unos cuatro o cinco chavales los que asisten a la misma”. Por este motivo, desde la Fundación “queremos ampliarla y que puedan participar en ella, como mínimo, un centenar”. De esta forma, una vez formados, “podrán llegar a crear sus cooperativas, sacar su dinero y no estar en las calles”.
Y es que lo que se proponen desde la Fundación siempre sale adelante. Como ejemplo, está el proyecto que se propusieron en el año 2016 y que consistía en la construcción de una cooperativa de costura para madres solteras, en la que las mujeres, que habían sido secuestradas por las bandas de guerrilleros, consiguieron buscarse un sustento. En este sentido, Aguirre se ha insistido en que el taller está funcionando. De hecho, “he traído un montón de material, en colaboración con la asociación Mechones solidarios”. Este material son unos pañuelos que se ponen las mujeres que están atravesando una quimioterapia, una especie de turbantes hechos por las mujeres del taller. Con el beneficio de la venta de éstos se ampliará el proyecto.
La esperanza tampoco les falta a los miembros de la Fundación Bangassou, ya que esperan que “mínimo sean unos 900 colaboradores en la comida”, como en ocasiones anteriores. Además, según Aguirre, se venden se venden muchísimas más invitaciones de la gente que va, la gente está deseosa de poder asistir”.
 
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here