La Quinta Angustia elige a Antonio Llamas para el pregón de las Siete Palabras


La prohermandad de la Quinta Angustia ha confiado en el canónigo de la Catedral de Córdoba, Antonio Llamas, para la segunda edición del pregón de las Siete Palabras. El mismo será presentado por el también capitular, Antonio Murillo. El acto tendrá lugar el viernes 10 de marzo a las 20:00, en la iglesia de la Merced.

A la derecha, Antonio Llamas, director del Centro Bíblico./ Foto: DMCS
A la derecha, Antonio Llamas, director del Centro Bíblico./ Foto: DMCS

Biblista de reconocido prestigio, profesor, escritor y sacerdote, sus conocimientos sobre el libro sagrado van más allá del mero estudio, que completa con una labor de exposición, hacia los demás, encomiable. Sus lectio divina llegan a numerosos rincones del mundo, como la mayor parte de la geografía española, Latinoamérica o Estados Unidos. El propio canónigo explica que aprendió este método “de mi maestro Carlo María Martini, quien me dio clases sólo un trimestre en el Bíblico de Roma porque lo nombraron arzobispo de Milán y, enseguida, Cardenal”. Así, Llamas recuerda que “íbamos, algunos que ahora son obispos y un servidor, de Roma a Milán a escuchar a Martini en su Catedral. Mandó construir grandes alfombras que cubrían toda la Catedral y los jóvenes nos sentábamos en el suelo y él se sentaba en el centro, debajo del presbiterio y desde allí hablaba”. En consecuencia, señala que “ahí aprendí cómo hacer una lectio divina. Nos reuníamos alrededor de 5.000 o 6.000 personas para escucharlo”. Una trayectoria que hace de la elección realizada por la Quinta Angustia una apuesta segura.
Cabe recordar que la corporación de la Merced recuperaba esta tradición en 2016, con el pregón realizado por el sacerdote y periodista Antonio Gil. Éste era presentado por el subdelegado del gobierno, Juan José Primo, ante un aforo repleto y ante la Virgen de la Merced que se halla en el templo, espacio que hasta el siglo XIX era el que albergaba este acto en un espacio sagrado donde también se hallaba el Cristo nombrado con la misma advocación y la Virgen de la Soledad que, en la actualidad, pertenece a la hermandad de Jesús Nazareno. La exaltación, además, contiene la particularidad de que la Quinta Angustia decidió que solo puede ser pronunciada por religiosos. Así, tras la primera edición la corporación recibió un amplio reconocimiento que se vio reflejado en los numerosos hermanos y cofrades que asistieron al acto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here