Tres días para estar junto al Señor de los Afligidos


La hermandad de la Presentación al Pueblo lleva a cabo el besapiés a Nuestro Padre Jesús de los Afligidos, durante todo el fin de semana

El arranque del primer fin de semana de Cuaresma ha venido marcado por la celebración de numerosos actos de culto, en torno a a las grandes devociones de la ciudad. Una de las emergentes es la de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos, como ha quedado de manifiesto en la primera de las tres jornadas del besapiés que organiza la hermandad de la Presentación al Pueblo en la iglesia de San Vicente Ferrer.

Nuestro Padre Jesús de los Afligidos./Foto: Jesús Caparrós
Nuestro Padre Jesús de los Afligidos./Foto: Jesús Caparrós

La imagen que entregara, en 2016, el imaginero de Morón de la Frontera, Manuel Martín Nieto, estará expuesta a la veneración de los fieles del barrio de Cañero hasta este domingo 5 de marzo. Así, tanto en la jornada de maña como en la de este sábado, el horario del besapiés será de 10:00 a 13:30 y de 16:00 (17:00, el domingo) a 20:00. Una oportunidad para disfrutar del Señor de los Afligidos que, desde su llegada, ha sido acogido con gran cariño por los hermanos de la cofradía de vísperas. Prueba de ello la ofrece su cuadrilla de costaleros que, de cara a su segunda salida procesional, han vuelto a dar una respuesta masiva.
Cabe recordar que a la cita, celebrada en fechas recientes, acudieron 126 personas, entre aspirantes y miembros de la misma. Y, como explicaba su capataz, José Alarcón, el número de cierre fue de 96. Por ello, el responsable de dirigir el paso, durante la estación de penitencia del Sábado de Pasión, manifestaba su pesar por quienes no han entrado. “Lo siento mucho por los que se tuvieron que quedar fuera”, subrayaba. Alarcón, también quiso mostrar su agradecimiento y el de la hermandad “a todos los que asistieron”. De tal manera que puso de relieve que “es de destacar el magnífico comportamiento de toda la cuadrilla durante la igualá. Y el silencio y respeto que mantuvieron hasta que finalizó la misma”. La respuesta obtenida va en sintonía con el patrimonio humano que arropa a la corporación de San Vicente Ferrer. El mismo quedaba de manifiesto en el elevado número de integrantes que formaron parte del cortejo procesional de la cofradía en 2016, y que para este año todo apunta a que seguirá en esa dinámica.