Esta vez la lluvia no fue obstáculo


El Señor de la Redención llega a la Catedral tras un brillante traslado que, pese a la incertidumbre meteorológica, no ha impedido que presida el Vía Crucis de las cofradías

Esta vez la lluvia no pudo y Nuestro Padre Jesús de la Redención ha cumplido con uno de los momentos culminantes de su 25 aniversario. Así, en el templo mayor de la diócesis la imagen que esculpiera Miguel Ángel González Jurado ha presidido el Vía Crucis de la Agrupación de Cofradías. En el templo se han vivido momentos de espiritualidad y recogimiento, tras una jornada en que la lluvia ha estado presente hasta instantes antes de la salida del cortejo.

lluvia
Nuestro Padre Jesús de la Redención./Foto: Jesús Caparrós

Prácticamente a la hora señalada se abrían las puertas de la iglesia de San Fernando. La estampa áurea de la cruz de guía iluminaba la Huerta de la Reina. Minutos antes, la corporación anunciaba en sus canales oficiales que el Señor aguardaba en el paso, como una señal de lo que estaba por suceder. Y así fue. La estampa de Redención lucía majestuosa con su nueva túnica, mientras el cielo daba muestras de aliento con los trazos azules de Lunes Santo. Esta vez la lluvia no fue obstáculo como en su primera salida o al igual que sucediera con la de Nuestra Señora de la Estrella. En la memoria reciente, también se hallaba la primera estación de penitencia en la Catedral en 2016, cuando hubo de suspenderse la estación de penitencia por la amenaza del aguacero.
Con el piso aun mojado, el grupo de capilla de la banda de música de la Estrella entonaba los acordes por Gran Capitán, cerrando un nutrido cortejo. Superando ampliamente el centenar de hermanos, el mismo venía a corroborar la vitalidad de que goza una cofradía de barrio que, junto a él, avanzaba en busca del interior de las naves de Santa María de la Asunción. Entre la amplia representación destacaba la figura del Cofrade Ejemplar, Francisco Pérez. En la memoria la de otro, Francisco Paz, El Maño. Y así, por Blanco Belmonte, Agrupación de Cofradías, Conde y Luque, Deanes y Judería, Nuestro Padre Jesús de la Redención llegaba a la Catedral, donde fue recibido por el obispo, el día en que desafió a la lluvia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here