David Arce: "Tenemos que enseñar a cada uno el puesto que debe ocupar en la cofradía"


El primer programa del radioblog de La Voz de Córdoba arranca con las reflexiones de cuatro veteranos capataces, que valoran la situación actual por la que atraviesan las hermandades

La primera emisión de La Voz de las Cofradías, el radioblog de La Voz de Córdoba, ha contado con cuatro experimentados capataces, que han valorado la situación actual por la que atraviesan las hermandades. Luis Miguel Carrión, Curro, Antonio Morales, Carlos Herencia y David Arce han reflexionado sobre todos los aspectos que atañen al mundo del costal. Este último, ha subrayado que no todo el mundo está preparado para realizar cualquier función en una cofradía y es necesaria una labor pedagógica. Por tanto, en las hermandades “tenemos que enseñar a cada uno el puesto que debe ocupar”.

Arce
Antonio Morales, Luis M. Carrión, David Arce, José J. Jiménez y Carlos Herencia./Foto: LVC

Las palabras del capataz de la Sentencia y la Concepción hacían referencia al hecho de que es necesario marcar las etapas del cofrade, no sólo en relación a los costaleros. Así, Arce ha puesto un ejemplo que refleja esta situación: “Eres un chiquillo que está limpiando plata y lo que quieres es montar los cultos”; por lo que el capataz ha repuesto que “ahí es donde deben entrar las hermandades y educar”. En consecuencia, ha determinado que uno de los problemas que, actualmente, existen a todos los niveles es la “prisa”.
Por su parte, Carrión ha enfatizado que “quien tiene prisa no se ‘autopone’ delante del paso, sino que habrá un hermano mayor que lo nombre”. Así, Curro ha puesto de relieve que se trata de “un cúmulo de situaciones y todo debe tener su justa medida”. Este análisis de los dos capataces, también ha sido compartido por Herencia y Morales. De hecho, el capataz de la Paz ha señalado, centrándose en el aspecto de las trabajaderas, que el “costalero de ahora sabe mucho y se ha ganado. No se pasan, gracias a Dios, las fatigas de antes debajo de los pasos, pero eso crea un vacío y, tal vez, estemos perdiendo en cierta medida el sentido de lo que hacemos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here