"¿Dónde están los límites para la libertad de expresión?"


El obispo de Canarias, Francisco Cases, emite una carta en la que tilda de "frivolidad blasfema" la actuación de la Drag que ganó el carnaval de Las Palmas, mofándose de la Virgen y la crucifixión

La nueva Drag Queen del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, Drag Sethlas se alzaba con la banda ganadora, gracias a la representación de un número en que se mofaba de la crucifixión de Cristo. De hecho, el número comenzaba con la representación del ganador ataviado como la Virgen y con los sones de un conocido tema de Madonna. Las reacciones no se hicieron esperar y, la primera de ellas, fue su victoria gracias a los votos masivos del público. Asimismo, la red social Twitter fue altavoz y el número se convirtió en Trending Topic mundial. Los posicionamientos a favor y en contra de la parodia han sido múltiples, de tal modo que el escándalo ha precisado de la intervención del obispo de Canarias, Francisco Cases, quien se ha cuestionado “¿Dónde están los límites para la libertad de expresión?”

los
Francisco Cases con el Papa./Foto: Diócesis de Canarias

En su misiva, cases ofrece una postura esclarecedora que pone de manifiesto el peligro continuo de los ataques que sufre la Iglesia. Por ello, el prelado describe una situación que da la medida de la realidad actual: “Hace un tiempo, sobre el talud que se encuentra encima de la entrada norte del túnel Luengo alguien escribió con letras enormes: NADA ES VERDAD. TODO VALE. Pocos días después, otra persona, o quizás el mismo, añadió encima de lo escrito, y con letras del mismo enorme tamaño: SIN DIOS. Parecía indicar el principio de la convivencia ciudadana de nuestra Capital, pues ese túnel con su forma de arco es realmente el acceso a la ciudad desde el norte de la isla. Creo que precisamente por eso, pocos meses después todo fue borrado, quedando todavía la señal de la pintura superpuesta. SIN DIOS, NADA ES VERDAD. TODO VALE”.
La explicación del obispo enlaza con la “profunda tristeza” que ha sentido, al “ver la grabación que me han hecho llegar de la gala”. Un testimonio desgarrado el de Cases, contemplando como “mi pueblo, miles de personas, coreaban, aplaudían y votaban con los teléfonos”. Por ello, ha confesado que, en ese momento “he recordado como en superpuesto los miles y miles de personas que acompañaron la imagen de nuestra Patrona la Virgen del Pino en su bajada y estancia en la Ciudad y en la subida a su Santuario. Y las procesiones del Santo Cristo de Telde en las que he participado acompañando la imagen del Crucificado y a muchísimos fieles”.
La palabras del prelado buscan el perdón que ha pedido a Dios para su “pueblo” y “para tus hijos, Madre. Perdóname a mí, que debo responder por ellos ante ti. Perdona a tantos como formando parte de la comunidad cristiana no damos el debido testimonio”. Una estremecedora declaración que ha llevado a Cases a reflexionar, “si no hay límites para la libertad de expresión, si todo vale en las manifestaciones festivas porque nada es verdad, si no hay recursos para cortar la frivolidad blasfema que ofende a muchos ciudadanos”. Y ha asegurado que “tenemos mucho que pensar”. En consecuencia, el obispo ha convocado a los fieles a la celebración de una misa en la Catedral de la demarcación insular, el viernes 3 de marzo a las 19:30, donde “pedir perdón porque el testimonio de nuestras vidas creyentes no es lo suficientemente vigoroso y coherente en la convivencia social”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here