"Es un orgullo ver como hermandades de renombre se preocupan por nosotros"

29

El hermano mayor de las Lágrimas, Rafael Murillo, muestra su gratitud a diversas cofradías que, como ha hecho recientemente la de la Paz, "son indispensables para la salida procesional"

La donación de la antigua mesa del paso de palio de María Santísima de la Paz a la hermandad de las Lágrimas ha llenado de gratitud a los responsables de la corporación del Parque Figueroa. Aún dando los primeros pasos como cofradía, su máximo responsable, Rafael Murillo, asegura que es indescriptible la sensación que, tanto él como su junta de gobierno, tienen hacia los dirigentes de Capuchinos. Así, subraya que “es un orgullo ver como hermandades de renombre se preocupan por nosotros”.

hermandades
Santísimo Cristo de las Lágrimas durante su vía crucis./Foto: Hermandad de las Lágrimas

“Este año tenemos que estar, de nuevo, muy agradecidos a las hermandades que, con su ayuda, van a hacer posible la realización de nuestra estación de penitencia” explica Murillo.  No obstante, la cesión se materializará el Sábado de Pasión de 2018 puesto que, como indica, “este año no estamos a tiempo de dejarla dispuesta y seguiremos utilizando la que nos prestó la Cena”. La gratitud de Murillo hacia la corporación de Poniente es equivalente a la que manifiesta hacia la del Amor, que “nos deja su candelería. Y, sin ellos, nuestra salida sería muy deficiente”. Además, el responsable de las Lágrimas destaca, a su vez, la generosidad de otras cofradías que “nos prestan atributos, ciriales, cuerpos de acólitos y engrandecen el cortejo”.
Con respecto a la antigua mesa de la Paz, Murillo detalla que la posibilidad, que ahora se ha materializado, surgió a principios de año. Asimismo, pone de relieve que “este regalo nos pone en camino para poder realizar la estación de penitencia, de forma autónoma”. En consecuencia, subraya que ” el gesto en sí es impresionante, y más sabiendo el valor económico del mismo”. Por ello, enfatiza que “es mucho más grande el orgullo de saber que hermandades de renombre como la de la Paz, siguen de cerca nuestros primeros pasos. Y como un hermano mayor, nos da la mano para ayudarnos a caminar”. Finalmente, Murillo se interroga: “¿Qué nos queda? Como no puede ser de otra forma, en la próxima reunión de junta de gobierno, presentar la adhesión de nuestra cofradía al proceso para la coronación de María Santísima de la Paz y Esperanza”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here